Llegan el otoño y las bicicletas para el barro

La zona de Porto do Molle, en Nigrán, albergará la jornada de +Deporte Atlántico de ciclocross.
photo_camera La zona de Porto do Molle, en Nigrán, albergará la jornada de +Deporte Atlántico de ciclocross.
El Coruxo y +Deporte Atlántico organizan una sesión de ciclocross en Porto do Molle

Sesión de ciclismo invernal en el inicio del otoño. El Club Ciclista Coruxo y +Deporte Atlántico unen sus fuerzas para organizar este jueves (17:00) por la tarde una sesión de ciclocross en las inmediaciones del skate park del polígono industrial de Porto do Molle, en Nigrán. Una zona perfecta para la práctica de esta actividad y en la que el club olívico tiene centralizados los entrenamientos gracias a que dispone de un amplio espacio para realizar actividades técnicas. 

De hecho, mejorar las habilidades de los jóvenes de la entidad viguesa será una de las claves de la sesión ciclista. El ciclocross se caracteriza por ser una modalidad en la que los deportistas ruedan por terrenos sin asfalto y con diversos obstáculos a lo largo del trazado. Estos pueden ser el paso de tablas como vallas, troncos o la inclusión de escaleras en medio del recorrido. Además de circular por terreno blando, que puede incluír zonas de piedras, embarradas o, incluso, en laderas. 

Por este motivo, el Club Ciclista Coruxo tiene preparada una sesión completa con un calentamiento y, posteriormente, una parte técnica en la que los jóvenes afinan el paso por las tablas. En este caso, hay dos técnicas. Una de ellas consiste en bajarse de la bici, superarlas corriento y volver a subirse en marcha. La segunda, que requiere más fuerza y, por lo tanto, se reserva a los mayores, pasa por saltar con la bicicleta los obstáculos. Un verdadero espectáculo en competición, pero que es preciso tener bien ensayado y dominado. 

A esta actividad específica se unirá otro ejercicio técnico que consiste en los giros cerrados con la bicicleta, muy habituales en el ciclocross, y que es necesario hacerlos con rapidez y perdiendo la menor velocidad posible. Algo clave para mantener el ritmo y ahorrar fuerzas en las aceleraciones tras cada curva, un aspecto básico. 

Por último, los participantes en la actividad realizarán varios kilómetros de recorrido por la zona delimitada en Porto do Molle, sin presencia de tráfico, y que es el lugar en el que el Coruxo organizará su ciclocross dentro de la Copa Galicia el próximo sábado 10 de diciembre. 

La disciplina de ciclocross es característica del otoño e inicio del invierno en el panorama internacional y, debido a ello, se asocia al frío, la lluvia y los trazados embarrados, aunque no siempre suceda así. No obstante, el parte meteorológico indica que la lluvia puede aparecer a partir del miércoles para dar un poco más de color a la actividad de +Deporte Atlántico y acercarla a su propia idiosincrasia. Eso sí, la previsión habla de precipitaciones débiles para el jueves, que pueden servir para generar algún charco y eliminar la tierra polvorienta, pero no parece que la zona se convierta en una piscina, aunque sí será un trazado más lento y las ruedas de tacos, que se usan en ciclocross, tendrán que realizar su trabajo de adherencia. 

Todo ello bajo la batuta de Club Ciclista Coruxo, una entidad que acumula numerosas medallas en los últimos años en los Campeonatos de España de ciclocross y que ya envió a varios deportistas a citas internacionales con la selección española, como Ricardo Buba o Adrián Barros. Son los nombres destacados, pero el trabajo del club es notable tanto con los corredores de más nivel como aquellos de menos capacidades, ya que mejoran su técnica y acuden a competir con el maillot blanco y verde de la entidad viguesa.

Te puede interesar