Atlántico

GENTE

Los premios Tony reivindican en su 73 edición la necesidad de diversidad y visibilidad en el teatro

Broadway se ha vestido de gala para acoger la 73 edición de los Premios Tony, galardones que premian las obras y musicales estrenados durante cada temporada en el distrito de Nueva York. 

David Perlow (i) se une a Ali Stroker mientras posa en la sala de prensa con el premio a la mejor actuación de una actriz en un papel destacado en un musical para ¡El Oklahoma de Rodgers & Hammerstein!
David Perlow (i) se une a Ali Stroker mientras posa en la sala de prensa con el premio a la mejor actuación de una actriz en un papel destacado en un musical para ¡El Oklahoma de Rodgers & Hammerstein!
Los premios Tony reivindican en su 73 edición la necesidad de diversidad y visibilidad en el teatro

En esta edición, el cómico James Corden ha presentado una gala cargada de sorpresas y críticas sociales en la que los colores del arco iris han brillado en la alfombra roja, honrando así el evento World Pride que se celebrará este año en Nueva York.

Ha sido el musical Hadestown, proveniente de los bajos de Broadway, la obra que más galardones ha ganado en esta edición. El musical, que narra una nueva versión del mito griego de Orfeo y Euridice, ha ido poco a poco ascendiendo en los teatros del país hasta convertirse en la gran revelación del año, coronándose con ocho estatuillas entre las que destaca mejor musical, mejor dirección de musical o mejor actor de reparto.

Al recoger el premio a mejor dirección de musical, Rachel Chavkin, única mujer nominada en la categoría, aprovechó para denunciar la falta de diversidad en los premios, ya que los Tony son considerados como unos premios muy masculinos: "Hay tantas mujeres preparadas, tantos artistas de color preparados. Tenemos que ver esa diversidad racial y de género reflejada también por nuestros críticos".

NOCHE PARA LUCHAR POR EL CAMBIO

Y no fue la única que dedicó su galardón a los menos favorecidos. El coreógrafo colombiano Sergio Trujillo, ganador a la mejor coreografía por su labor en el musical Ain't Too Proud, utilizó su minuto de gloria para darle esperanza a todos los inmigrantes que han llegado al país: "Yo llegué a Nueva York hace más de treinta años como un inmigrante ilegal. Soy la prueba, para todos aquellos soñadores, de que el sueño americano todavía está vivo, porque van a venir cambios", dijo el coreógrafo entre una oleada de aplausos.

James Corden

Aunque la mayor ovación se la llevó la actriz Ali Stroker al recoger su galardón como actriz de reparto gracias a su participación en el musical Oklahoma!. Stroker, quien se ha convertido en la primera persona en silla de ruedas en ganar un Premio Tony, dedicó su triunfo a todos aquellos niños y niñas con discapacidades o problemas de movilidad: "Este premio es para todos los niños que nos están viendo esta noche que tienen una discapacidad, que se enfrentan día a día a limitaciones y retos, que han estado esperando para verse representados en este campo. ¡Lo hicimos!", han sido las palabras de la artista, que han levantado al teatro en vitores y aplausos.
BROMAS Y RISAS DE LA MANO DE LA CRÍTICA SOCIAL

El cómico James Corden, nuevamente maestro de ceremonias del evento, dio inicio a la gala con un gracioso número musical en el que homenajeó al teatro y animó a los espectadores a difrutar más de las maravillas que pueden ofrecer las obras en directo. No faltaron chistes y críticas sobre los altos precios de Broadway y los bajos salarios de los trabajadores, sobre lo poco valorado que están los musicales y las obras teatrales y lo que se destacan las películas y series de televisión por encima de todo lo demás.

Elenco de Hadestown

Junto a Corden, numerosas estrellas pasaron por el escenario para homenajear el teatro y presentar galardones, como Samuel L. Jackson, Lucy Liu, Tina Fey, Jake, Gyllenhaal o Sara Bareilles. Toda una noche para el recuerdo.