Nueve personas, cuatro de ellas bomberos, resultaron heridas por golpes de calor y quemaduras

El virulento incendio en una nave de redes fuerza el cierre de la Autovía de O Barbanza

Un helicóptero sobrevuela el incendio. (Foto: Vicente Pernía)
Un espectacular incendio en una nave de almacenamiento de redes de pesca y cabos marinos en la localidad coruñesa de Boiro se prolongó durante toda la tarde y provocó heridas a nueve personas y el corte de la autovía de O Barbanza.
El número de heridos en el virulento incendio declarado ayer en una nave industrial, la fábrica de redes de pesca J.J. Chicolino, de la localidad coruñesa de Boiro ascendió a nueve personas, de las que cuatro son bomberos -uno de los cuales es el único afectado que permanecía anoche hospitalizado-; otros cuatro, miembros de Protección Civil de Padrón y uno más es un trabajador de la planta. A última hora los efectivos desplazados al lugar no habían podido controlar las llamas.

Según fuentes del 112, uno de los dos bomberos que fueron trasladados en un primer momento al Hospital de O Barbanza fue dado de alta, mientras que otro compañero continuaba ingresado, con quemaduras de primer y segundo grado y contusiones, aunque su estado no es grave. También fueron llevados posteriormente a este mismo centro un tercer bombero y un trabajador, que fueron atendidos por personal sanitario y no necesitaron ser ingresados, explicaron las mismas fuentes, que concretaron que en el lugar del incendio los servicios de emergencias atendieron por golpes de calor y quemaduras a los otros cinco heridos, que tampoco corren peligro.

El fuego provocó el corte del tráfico en ambos sentidos de la Autovía de O Barbanza a su paso por la localidad de Boiro desde las tres de la tarde, sin que, a última hora se hubiese restablecido la circulación. Del mismo modo, permanecía cerrada al tránsito la AC-305. Según la central de emergencias del 112, el aviso se recibió sobre las 13,58 horas, cuando un particular informó de que la cordelería, situada en el polígono de Espiñeira, estaba ardiendo.

Al lugar del suceso se desplazaron bomberos de los parques comarcales de Boiro, Ribeira, O Salnés y Santiago y efectivos de Protección Civil y grumires de Boiro, Ribeira, Rianxo, A Pobra do Caramiñal, Noia, Brión, Vilagarcía y Padrón con dos nodrizas, dos camiones y dos pick-up.

Por su parte, los tres helicópteros de la Consellería de Medio Rural desplazados al lugar se retiraron sobre las ocho y media, dado que la falta de luz no les permitía operar con seguridad. Una unidad móvil de control de la calidad del aire se trasladó a Boiro para descartar que la nube de humo formada a raíz del incendio sea tóxica.

Los bomberos vieron dificultada la labor de extinción debido al ‘aumento considerable de la temperatura’ en la zona, lo que provocó que no se pudiesen acercar a menos de 15 metros de la fábrica y que no pudiesen atajar las llamas desde su interior.


Te puede interesar