Atlántico

OLGA PASTOR ALVARADO EMPRENDEDORA, CRÍTICA DE ARTE Y COMISARIA INDEPENDIENTE

"Tendría que haber filósofos en el gobierno y no tanto economista"

En el año 2010, la ourensana Olga Pastor tomó la determinación de viajar a Londres para aprender inglés y permanecer allí "unos seis meses", pero han pasado seis años.

La comisaria Olga Pastor.
La comisaria Olga Pastor.
"Tendría que haber filósofos en el gobierno y no tanto economista"

Esta emprendedora de O Couto tiene ahora su empresa, Tackycardia LTD, que explora la creatividad de muy diversos ilustradores dentro del mercado de las tarjetas de felicitación; acaba de estrenar su boutique online, www.naruab.com; es subeditora de arte en la revista cultural Brit Es Magazine; trabaja en la Tate Modern Gallery; organiza eventos y, además, se ha hecho un hueco como comisaria de exposiciones. Uno de sus últimos proyectos, " Conjura", en el que reúne a cinco artistas de diferentes disciplinas y estilos con una línea común, ha sido seleccionada por la Bienal Miradas de Mujeres del Reina Sofía, tras pasar por Mallorca en la "Artnitcampo". Aún así, sueña con volver a vivir en su ciudad, Ourense.

¿Por qué tomó la decisión de irse a Londres? 
Acababa de hacer un máster de mercado de arte y justo en ese momento estaba comenzando la crisis. Pensé: "Bueno, mejor me voy, aprendo inglés y me vuelvo". Era para seis meses y aquí sigo.

¿Ha aparcado la idea de volver?
¡Qué va! Me encantaría poder hacerlo, pero ahora tengo aquí mi vida. De momento, tengo un trabajo y una empresa, así que todavía no me lo planteo tal y como están las cosas en estos momentos.
¿Qué la retuvo?
Me hubiese encantado montar una galería de arte, pero es algo muy costoso. Así que hace dos o tres años me plantee tener una empresa en el salón de mi casa de tarjetas de ilustración. Para ello contraté a siete ilustradores porque aquí hay mucho mercado para ello. Fue la mejor forma que encontré para estar en el mundo creativo. Además de mis proyectos como comisaria, y aquí estoy.

¿Cómo llegó la primera exposición?
Fue de manera natural. Durante el máster, nos enseñaron el mundo del mercado, y ahí me dí cuenta de que lo que más me interesaba, aparte de vender, era investigar y conocer artistas emergentes. Cuando llegué aquí, comencé a contactar con algunos de ellos, sobre todo, españoles, ya que hay muchísimos. Empezamos a organizar cosas. Al principio sencillas y poco a poco, más importantes. Fui construyéndome esa faceta de comisaria, y ahora ya me invitan a sitios más relevantes como la Fundación Caja Burgos o este proyecto de Mallorca, el Festival "Artnit"  que fue seleccionado por la Bienal Miradas de Mujeres. 

¿Por qué eligió el discurso feminista como eje de esta muestra, "Conjura"?
Me interesa el tema del feminismo desde siempre. Me educaron de una manera feminista y hablé toda la vida con este discurso. Reflexioné mucho durante todos estos años dedicándome al arte cómo las mujeres están menos visibilizadas, como es más difícil para ellas, para las artistas, salir adelante, aunque creo que en el arte y en todo. Este trabajo es una manera de apoyar a las mujeres y de aportar mi grano de arena a la reflexión feminista, a la lucha. Vamos cada vez un paso adelante y al final lograremos la igualdad algún día.

Especialmente en el mundo del arte, ¿cuáles son las trabas que encuentran  las creadoras?
Simplemente hay que ir a las galerías y comprobar cómo la mayor parte de los artistas son hombres. Eso es algo que viene ya desde la carrera y que tenemos en el subconsciente, al final, se tiene más en cuenta a los creadores y también hay veces que somos las propias mujeres las que nos retraemos profesionalmente porque tenemos más miedos. Ellos se atreven más, porque culturalmente siempre fue así. En el terreno del arte, creo que las mujeres, por razones culturales, han tenido más trabas para exponer, entrar en concursos o tener una galería de arte que las apoye y comercialice, y, por lo tanto, para llegar al consumidor.

En cuanto a la creatividad, ¿las nuevas tecnologías son una ayuda o pueden eliminarla?
Creo que son una herramienta, y que al facilitarte el trabajo, son algo bueno. Todo depende de la creatividad que tengas.

¿En el arte ahora todo vale o está bien delimitado qué es arte y qué no?
Hay mucha gente que viene aquí a la Tate y dice "esto no es arte". Creo que es algo que tiene mucho que ver con la percepción. Alguien que sea un artista y cree algo, eso siempre va a ser arte para él. Si el que recibe ese mensaje, lo hace de manera buena, entonces también se convierte en arte para los demás. Creo que todo es arte, que no tiene límites.

¿La educación creativa en este país es buena?
No, deberíamos dar más y mejor. Yo nunca fui una persona a la que se le dieran bien las manualidades  y estudié historia del arte porque siempre admiré muchísimo la creatividad de los demás. Pero no me dieron opciones, me enseñaron de pequeña que no era buena y, puede ser verdad, pero no es bueno decirle eso a un niño, porque el arte tiene mil ramas diferentes. Yo soy creativa en otros muchos ámbitos. A los niños en España se les corta mucho las alas, se les dice cómo tiene que ser un artista, cómo tiene que hacer las cosas. Y a la propia enseñanza de estas artes es algo a lo que se le da muy poca importancia y es vital. Como la filosofía, que han eliminado. Tendría que haber filósofos en el gobierno y no tanto economista.

¿Hay buenos creadores en Galicia?
En general,  en toda España. El país está lleno de artistas emergentes geniales. Lo que veo más en Galicia es la pintura, y aquí, en Inglaterra o Alemania, hay más con las nuevas tecnologías. Pero eso es bueno, porque la pintura nunca se va a morir.

¿Qué cualidades debe tener una buena comisaria?
Debe investigar mucho, ser muy curiosa, ir a conocer gente y a visitar muchos estudios. No puede conformarse sólo con mirar su obra, sino que debe llegar a conocer realmente a la persona para entender lo que realmente están diciendo. Aparte, trabajar un montón, porque para ser comisario hay que formarse.

¿Está valorada la profesión?
Creo que sí, pero es un poco elitista. Es muy difícil llegar a vivir de ello; yo no lo hago. Ojalá un día pudiese, creo que se valora a nivel de trabajo, pero hacer una carrera solo de comisario es algo muy difícil de conseguir.

¿Es un trabajo que si está mal hecho se nota y si no pasa desapercibido?
De cara al público, puede ser que sí. Si no está bien comisariada, son, simplemente obras sin conexión entre ellas, no hay una reflexión conjunta, sólo es presentar a los artistas, a los cuadros, y ya. Tiene que tener una idea base, pero no todas las exposiciones tienen que ser comisariadas. n