Atlántico

GALICIA

Feijóo: "En las municipales vamos a recuperar miles de votos para el PP"

"Hemos mantenido a Galicia a salvo de la inestabilidad política en España", asegura el presidente de la Xunta, quien garantiza la unidad del partido y el apoyo a Casado. "Estoy donde quiero estar y donde los gallegos me han puesto", afirma.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, durante la entrevista realizada en el castillo de Maceda.
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, durante la entrevista realizada en el castillo de Maceda.
Feijóo: "En las municipales vamos a recuperar miles de votos para el PP"

En carrera hacia las municipales, y tras los resultados del PP el pasado 28 de abril, realizar la entrevista en el castillo de Maceda podría servir como una declaración de intenciones del PPdeG y de Alberto Núñez Feijóo (Os Peares, 1961) de cara al 26 de mayo. El presidente de la Xunta, autocrítico –"pero no crítica de unos contra otros"–,  reitera su apelación al voto unido del centroderecha. 

Dividir no ha sumado.
Sí. Hay 10 millones de españoles que votaron "no" a Sánchez como presidente. 
Pero en tres partes. 
Eso ha beneficiado a la izquierda. El socialismo ha conseguido dividirnos y vencernos. Esos 10 millones hubiesen sido mayoría. De nosotros depende saber explicarlo.

¿Le falla al PP la comunicación? En la distancia corta del rural funciona mejor que en ciudades.
Nuestra obsesión son los resultados y la gestión. Nuestro déficit es la comunicación y la proximidad, sin ellos es muy difícil. La gente nos conoce: normalmente nos hacemos cargo de España cuando está en recesión y le damos la vuelta. Pero sabemos nuestros defectos. Y ojo: salvo el PP nadie necesita ganar para gobernar. Así es más fácil. 

Ahora se abre otro horizonte. 
Ese horizonte de momento lo que acredita es que perjudica al PP. 

El PP parece haber perdido el relato a manos del PSOE. ¿Son víctimas de lo que definió como “huracán sociológico”?
Varios factores. Tras la recesión se abrió un espacio de recuperación  y la gente pasa factura a los partidos que han tenido que ordenar la economía. Otra es una moción de censura impropia, de alguien que no era diputado y que usa sus 10 meses de gobierno como una gran campaña electoral, confundiendo programa electoral y BOE. Nos cogen las elecciones con un equipo que acaba de aterrizar y necesita tiempo. Y además, la crisis trae la irrupción de un partido de derecha populista –que nos diezma el 10% de votos– y Cs encontró voto de centro. También el desmoronamiento de Podemos, fíjate,  beneficia al PSOE. A Sánchez le benefició todo. Y aún así, su porcentaje de voto es el 28%. El mismo que tenía Rubalcaba en 2011 y dimitó. Los mismos de Rajoy en 2015 y Cs -PSOE forzaron elecciones.

En un tiempo tan líquido, Cataluña abrió un nuevo horizonte, con la gente agarrándose a banderas y fronteras a ambos lados.
Estamos pasando una época mala. Tenemos la peor clase política desde la Transición. Con mucha más ambición que programa. Con más prisa por llegar que ideas. Es un sarampión, de una política adolescente. Esto pasará. Volveremos a la política que ha cambiado España.No son buenos tiempos para la política, honradamente. Pero nosotros hemos mantenido a Galicia a salvo de la inestabilidad. De todas las comunidades, la que más ha crecido en renta per cápita ha sido Galicia. A pesar de que el 25% sea pensionista. Se dice pronto, pero nunca había ocurrido. 

Votó a González. Algo malo habrá pasado en España cuando el PP está más cercano que VOX y PSOE a ERC que al PP. 
El PP nos ha producido una colisión con un partido como Vox, y hemos estado aturdidos durante unas semanas, pero yo creo que en este momento sabemos que no vamos a dejar de ser lo que somos. No somos Vox. Sus planteamientos antiautonomistas, antieuropeos...demagogia de derecha populista. Somos un partido de centro. Es verdad que nunca se había producido algo así desde que Fraga construyó el PP. Viene un coche en tu mismo carril, de frente, y a veces esquivarlo provoca una tensión. Pero estamos otra vez en la dirección correcta. 

Usted es una obsesión para Vox.
He intentado decir a los gallegos que votar a Vox era beneficiar al PSOE. Y se han enfadado mucho. 

Le llaman “nacionalista progre".
Lo importante es que los gallegos se hayan dado cuenta que esos 85.000 votos para Vox han sido 0 escaños y triunfo de PSOE. Estoy convencido de que en las municipales vamos a recuperar miles de votos en beneficio del PP.

“Después de las elecciones tendremos que hablar". ¿Casado debe seguir pase lo que pase?
Unos malos resultados hay que analizarlos. Sentarse y hablar. En 2015 fueron malos y fui el primero en decirlo. Cambiamos presidente provincial en Coruña, Lugo y Pontevedra. Hicimos ajustes… El presidente Casado acaba de ganar un congreso. Lo lógico es que el partido lo apoye. La unidad del partido está garantizada. 

¿Cree que si fuera lehendakari o presidente de la Generalitat le preguntarían con tanta insistencia por su salto a Madrid? 
No. No. Parece que Cataluña o Euskadi son las dos únicas comunidades importantes en España. 

Centralismo.
Está claro. Mire. Con todo el respeto y la admiración que le tengo a la señora Arrimadas. Me ha decepcionado profundamente. Habiendo sido la más votada en las autonómicas, lo primero que hace es marcharse. Cs nunca va a volver a tener un buen resultado en Cataluña durante mucho tiempo, le ha hecho un gran favor al indepentismo. El señor Iceta está huyendo hacia la presidencia del Senado. Yo no quería formar parte de ese conjunto de políticos. No creo en eso. Si me comprometí en 2016 con los gallegos a quedarse en Galicia hasta el 2020, no puedo decirle a los gallegos que me voy en el 18. Mi obligación es cumplir mi palabra.Y añado: es la primera vez que a un político le critican por no presentarse a un cargo. 

¿Le cansa la pregunta?
Sí. Llegué a Galicia en el 2003. Se me dijo que llegaba para irme después de ministro. Después me presenté para suceder a Fraga. Se me dijo que mi objetivo era saltar a Madrid. Gané una vez, me dijeron lo mismo. Gané la segunda, lo mismo. Gané la tercera, también lo mismo. Oiga… Y todos los que me lo decían se han ido a Madrid.

En 2018 decía que era una melancolía estéril pensar en 2020.
Sí. 

Cada vez queda menos.
Sí, pero cada vez es más exigido, usando palabras de Arsenio Iglesias, lo que necesitamos en la política, y hemos jugado dos competiciones. Una que no nos ha salido bien y otra estamos ne pleno partido. Después de ahí, vendrá reflexión, del PP y mía. Pero nos queda año y medio de legislatura. 

Y ahí, despoblación y rural. 
Dos problemas: el invierno demográficoy el estructural. Necesitamos población y proyectos para el rural. Vamos a replantear la estructura territorial de Galicia, garantizando la propiedad, con una ley para movilizar tierras del rural improductivas. Haremos experiencias piloto en Ourense. Espero entregar miles de hectáreas en 2020. Galicia tiene en los próximos años una asignatura que creo que por primera vez puede aprobar.