Galicia

La solidaridad hecha circo

Galicia

GALICIA

La solidaridad hecha circo

Los ensayos para mantener la forma, una de las actividades de los miembros del circo.
photo_cameraLos ensayos para mantener la forma, una de las actividades de los miembros del circo.
Los componentes del Circo Nevada, a los que la pandemia ha forzado a permanecer en Monforte, en donde tenían previsto actuar, tratan de adaptarse a la situación y agradecen la solidaridad vecinal.

En el año del 250 aniversario del circo moderno, el "Nevada", originario de Extremadura, llegó a Monforte de Lemos (Lugo) el día 10 de este mes, pero una bofetada de realidad impidió su espectáculo. Se decretó el estado de alarma y se quedaron en el campo de O Baldomero. Son catorce personas, entre ellas tres menores, de 5, 9 y 15 años.
Esta gran familia circense se encontraba de gira por suelo gallego cuando, en la parada monfortina, se topó con las medidas de aislamiento social que comenzaron a manejar las autoridades competentes para frenar con su aplicación el contagio del COVID-19. ¿Qué hacer?, se preguntaron entonces. Pues no en vano para llegar a ese emplazamiento con sus vehículos y montar la carpa habían invertido una gran cantidad de dinero que ya no podrían recuperar.
"El martes pasado alcanzamos la meta y el jueves vino el Ayuntamiento a decirnos que no podíamos hacer el show", cuenta la directora del Gran Circo Nevada, María Luisa Moreno, que recuerda con angustia: "¡Estaba todo montado!" La falta de recursos es precisamente el motivo que les impide volver a casa y, así las cosas, afrontan el día a día en ese terreno monfortino en el que han aparcado sus camiones y caravanas; en el que han aposentado también sus trampolines, trapecios, cilindros y demás artilugios.
"Por la desgracia de lo que ha pasado, aquí nos encontramos varados, como si fuera un barco a la deriva", sostiene Moreno, sin ocultar su desconsuelo, mayor si cabe entre aquellos acostumbrados a "dar alegría" y que, por carambolas de la vida, ahora portan una estampa de "tristeza".
No del todo. Porque no están solos ante este golpe, dado que la solidaridad del municipio que los acoge está siendo enorme, contado esto por ellos mismos. Vecinos, asociaciones, tiendas y supermercados han decidido desde el minuto uno que a estos extremeños no les falte de nada. "Huevos, leche, nos han traído aceite... Increíble cómo se está portando el pueblo con nosotros", explica una emocionada María Luisa al tiempo que, con sus manos, muestra varios alimentos extraídos de grandes cajas y bolsas apoyadas sobre su trampolín. Han de permanecer allí con sus caravanas, en ese solar, pues mover el convoy es imposible.

muchos gastos
En los 55 kilómetros que han hecho para llegar a Monforte desde el ayuntamiento de Monterroso en el que sí completaron su última función, se han gastado cuatrocientos euros solamente en combustible y, eso, "echando lo mínimo". "La gente en general no sabe el gasto que conlleva un circo", argumenta esta trapecista, que detalla que hay que sumarle las tasas de ayuntamientos y unos "doscientos y pico euros" de carteles y folletos.
Esta gran familia, que aparte de niños, cuenta también con una integrante de 96 años y con diferentes mascotas personales como perros y pájaros, pide "ayuda del Estado". "Si dicen que ayudan a las familias sin recursos, pues nosotros somos una de tantas", se lamenta Yasmina.
El regreso a tierras extremeñas no es lo único que les inquieta. También el futuro en su negocio. "¡Qué difícil va a ser volver a empezar y que la gente pierda el miedo a las aglomeraciones!", opinan  en una sola voz. E interviene Javier Segura, marido de María Luisa y copropietario: "Mientras vayamos comiendo, iremos hacia adelante".n

Más en Galicia
Comentarios