PSOE llama a PP y BNG a una moción de censura en Ourense

Alba Iglesias, Natalia González y María Fernández Ojea, ayer en un desayuno informativo del PSOE.
photo_camera Alba Iglesias, Natalia González y María Fernández Ojea, ayer en un desayuno informativo del PSOE.
Un año después de las elecciones, piden “valentía” para sacar al Concello de la “bancarrota”

Justo el día que se cumplía un año de la celebración de las pasadas elecciones municipales, el PSOE puso ayer todo de nuevo patas arriba, pidiendo un “cambio de timón” y “valentía” a sus rivales políticos en la oposición para plantear una moción de censura que desaloje a Gonzalo Pérez Jácome de la alcaldía de la ciudad, para acabar con la “bancarrota” en la que el gobierno local ha sumido al Concello. Ni PP ni BNG cerraron la puerta a un posible acuerdo -que ya se intentó varias veces el pasado mandato- pero demandaron, en el caso popular una solicitud formal, y, en el de los nacionalistas, una ruptura previa de los populares con Jácome. 

Los socialistas, que hicieron balance del primer año desde las pasadas elecciones, en las que Jácome ganó con 10 ediles, frente a 17 de la oposición, y fue regidor al no haber acuerdo entre el resto, pidieron a PP y BNG atreverse a buscar “consenso” para construir una alternativa sin líneas rojas. Como dijo su portavoz, Natalia González, llegó el momento de “ser valentes” y dar un “golpe de timón” a la ciudad “antes de que sexa demasiado tarde”. 

La portavoz socialista, que dijo tener el beneplácito de los órganos de partido para pactar sin vetos, deslizó que estarían dispuestos a un acuerdo a tres e incluso, aunque sin nombrarlo explícitamente, a facilitar un gobierno encabezado por el PP. Pero pidió a populares y nacionalistas que se posicionen. “Estamos nunha auténtica bancarrota económica”, aseguró la socialista.

Un año después de la celebración de las elecciones municipales, González resumió estos 12 meses como “un ano no que o Ourense ideal de Pérez Jácome se converteu nun pesadelo para esta cidade. Foi o ano do desmantelamento dos servizos sociais e da igualdade en Ourense e tamén da bancarrota do Concello”. Y añadió que “seguimos na precarización máis absoluta das concesións municipais” mientras el Concello se ha convertido en la “oficina de colocación de Democracia Ourensana, non só de asesores, senón tamén de altos cargos” en el que el alcalde renuncia a aprobar presupuestos, PXOM, RPT u ofertas de empleo público. 

Por todo ello, el PSOE ha pedido “fomentar a cultura do consenso” y poner “Ourense por diante”, dejando atrás los “paripés” y las “perdas de tempo”. Aunque no mencionó de forma expresa la moción de censura, sugirió que no sería “difícil” llegar a un acuerdo con PP y BNG para lograr un cambio de gobierno que impida “perder tres anos máis”. 

Respuestas

El PP de Ourense respondió al planteamiento de una moción de censura abierto al diálogo. A través de su portavoz, Sonia Ogando, confirmaron que están dispuestos a hablar si hay una “alternativa real y sólida” que mejore la gestión del Concello “y beneficie a los vecinos”, sin líneas rojas y sin vetos “ni a personas ni a formaciones”. “Nos sentaríamos a hablar con todo el mundo. No tenemos ni líneas rojas ni personas o formaciones con las que no nos sentaríamos a hablar”, recalcó Ogando, que pidió reciprocidad mediante una propuesta formal de los socialistas en la que no se les excluya, ya que desconfían de sus intenciones en plena campaña de las elecciones europeas: “Lo que tienen que hacer es una propuesta formal. Nosotros estamos dispuestos a escuchar a todo el mundo, y ellos tienen que estar dispuestos a escucharnos a nosotros”.

El BNG, que sería el tercer actor, decisivo para que las tres fuerzas sumen los 14 votos necesarios para articular una moción de censura, tampoco cerró la puerta a acuerdos, aunque con escepticismo. El portavoz municipal de los nacionalistas, Luis Seara, dijo haberse enterado por la prensa de la propuesta. “Non temos ningunha proposta en firme”, dijo, al tiempo que señaló que ellos están centrados en preparar el próximo pleno sobre las concesiones caducadas en la ciudad, y emplazaron al PSOE a “convencer ao PP de que rache o acordo que asinou na Alameda horas antes da investidura de Jácome”.  Si los socialistas consiguen el compromiso del PP de no sostener a Jácome,  “entramos noutro escenario e xa valoraremos”, apuntó Seara.

Te puede interesar