Galicia

Podemos y mareas, desaparecidos del mapa político gallego

Galicia

reacciones galicia

Podemos y mareas, desaparecidos del mapa político gallego

Gómez-Reino, junto a sus cabezas de lista, el domingo.
photo_cameraGómez-Reino, junto a sus cabezas de lista, el domingo.
 La desaparición del espacio político “rupturista" del Parlamento gallego tras las elecciones del pasado domingo se explica, en gran parte, por la pérdida de apoyos en la Galicia urbana, donde se asentó buena parte del proyecto que, bajo el paraguas del partido instrumental En Marea, logró ser segunda fuerza hace cuatro años moviéndose en torno al 20% de los votos tanto en las siete grandes ciudades gallegas como en las cuatro circunscripciones.
En las elecciones del pasado domingo 12 de julio, Galicia En Común-Anova Mareas solo pasó del 5 por ciento de los sufragios en Ferrol (7,76%), Vigo (6,08%) y A Coruña (6,73%). En el resto de las grandes urbes, la herramienta electoral del espacio político rupturista no alcanzó el umbral que marca la posibilidad de obtener escaño -el 5%-, incluida la ciudad de Santiago (4,92%), que gobernó la Compostela Aberta de Martiño Noriega (número tres de la lista por A Coruña) hasta hace un año.
La caída es más pronunciada en las ciudades fuera del eje atlántico, sobre el que pivotó la campaña de Galicia En Común, pilotada por Ramón Luque, enviado desde Madrid por la dirección de Podemos para acompañar a su candidato a la Xunta, Antón Gómez-Reino. De este modo, en Lugo se quedaron con el 3% con 1.334 votos (en 2016, En Marea tuvo el 20,69% con 10.159 votos) y en Ourense, el 2,86% con 1.377 sufragios (hace cuatro años, En Marea llegó a los 10.072, el 18,21% del total).
Así las cosas, el espacio político que en 2012 modificó el mapa político gallego con la irrupción de Alternativa Galega de Esquerdas (AGE) en la Cámara, que llegó a ser segunda fuerza en unas generales (la coalición En Marea en diciembre de 2015), gobernó tres (Santiago, A Coruña y Ferrol) de las siete ciudades gallegas y que lideró la oposición en el Pazo do Hórreo tras las autonómicas de 2016, desaparece del Parlamento de Galicia.
En las últimas autonómicas, las de 2016, la candidatura encabezada por el magistrado Luís Villares y en la que viajaban las fuerzas que integraron Galicia En Común-Anova Mareas alcanzó los 271.418 votos, el 19,07% del total. El domingo, la lista de Gómez-Reino obtuvo 220.000 sufragios menos y, con 51.223 papeletas en Galicia, se quedó a medio punto de llegar a la barrera del 5 % en las provincias atlánticas, Pontevedra y A Coruña.
Más lejos de obtener representación han estado en Lugo (3.678 votos) y Ourense (3.332), donde cayeron al 2,26 y el 2,15 por ciento, respectivamente. 

Más en Galicia
Comentarios