La PAC rebaja la presión sobre los pequeños agricultores

Explotación familiar en Xermade (Lugo).
photo_camera Explotación familiar en Xermade (Lugo).
La revisión del reglamento se aplicará hasta el final del periodo de la actual, que culmina en 2027

El sector agrario gallego valora que los Veintisiete hayan dado esta semana luz verde definitiva a la revisión de la Política Agraria Común (PAC) que eximirá de controles y sanciones relacionados con el cumplimiento de requisitos medioambientales a las pequeñas explotaciones agrarias, de menos de 10 hectáreas, para aliviar la carga administrativa del campo.

“De entrada las movilizaciones dieron frutos que están ahí y se empieza a visualizar que hay modificaciones sustanciales importantes”, afirma el secretario de Coordinación Sectorial de Unións Agrarias (UUAA), Félix Porto, si bien subraya que están a “la expectativa” todavía con asuntos que “quedan pendientes”.

Remarca que esta “flexibilización” para titulares “supone un alivio para las explotaciones”. Son  una 10.000 en Galicia de menos de 10 hectáreas. “Eso evita muchos problemas, por la burocracia que suponía para la propia administración y, obviamente, para los administrados”, opina.

Entre los aspectos positivos apunta también a que se posponga a 2026 la obligación de rotación de parcelas, así como la flexibilización relativa al doble cultivo de maíz y hierba. Considera que “clamaba al cielo” que en Galicia “hubiese que dejar el 4% de los terrenos improductivos”, lo que “era una auténtica barbaridad”, por lo que supone “un alivio” esta modificación.

Siega y ganadería

Si bien estas son “cuestiones que se valoran en positivo”, están pendientes de futuras mejoras la modificación de los ecorregímenes de siega, por el momento solo cerrados a julio y agosto, lo que es “imposible” y provocó “que prácticamente no se solicitasen”, por lo que este plazo debe abrirse a dos meses entre mayo y septiembre. Apunta a que una de las “grandes asignaturas” pendientes es la adaptar los ecorregímenes a las especificidades propias de la cornisa cantábrica, tal y como han demandado los conselleiros de las comunidades del norte. “Estamos a la expectativa y a ver cómo se desarrollan las mesas sectoriales abiertas, fundamentalmente la de ganadería”, en donde hay cuestiones por resolver como la fertilización de tierras agrarias. La ley será firmada ahora por los representantes del Consejo y del Parlamento Europeo antes de publicarse en el Diario Oficial y entrará en vigor al día siguiente de su publicación, a finales de mayo. La revisión del conocido como reglamento horizontal se aplicará hasta el final del periodo de la actual PAC, que culmina en 2027, y algunas de sus disposiciones se aplicarán con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2024.

El principal objetivo de estas propuestas legislativas es dotar a los agricultores y a los Estados miembro de una mayor flexibilidad para cumplir determinadas condicionalidades medioambientales.

Sin embargo, la Comisión asegura que esto no comprometerá el nivel general de ambición en lo que respecta a los objetivos de protección medioambiental y climática de la política agrícola de la UE.

Esta nueva muestra de solidaridad de la UE con el sector se suma a la relajación de los requisitos medioambientales asociados a las ayudas de la PAC que ya anunció la Comisión a finales de febrero con el ánimo de apaciguar las movilizaciones del campo en la antesala de las elecciones europeas de junio.

Te puede interesar