Nesterova, la diseñadora que no olvidó Ucrania en Ourense

Parroquia de Armariz, en Nogueira de Ramuín.
photo_camera Parroquia de Armariz, en Nogueira de Ramuín.
La mujer fallecida en Nogueira no quiso dejar atrás sus raíces y se dedicaba al diseño

Albina Nesterova, ucraniana de 62 años, falleció este miércoles en circunstancias todavía por esclarecer. Apareció semidesnuda y semiinconsciente en un camino de San Miguel do Campo (Nogueira de Ramuín). La evacuaron al CHUO, pero ya era demasiado tarde y perdió la vida posiblemente a causa de una hipotermia.

La Guardia Civil investiga las circunstancias de la muerte de Nesterova, una apasionada de la pintura que se dedicó al diseño gráfico antes de retirarse en Nogueira. Estaba afincada junto a su marido británico en Requeixo, en la parroquia de Armariz, también en Nogueira. Allí residían desde hace dos años.

La víctima compartía habitualmente publicaciones sobre diseños y cuadros en sus redes sociales. Nesterova se hacía eco de lienzos de Goya o Dalí, entre otros, lo que probaba su inclinación por las artes visuales.

“Me considero una mujer afortunada”, contaba en la descripción de su porfolio profesional, “al ser bendecida con la creatividad para expresar ideas y pensamientos a través del arte. ¡Mi pasión es tener un pincel en mi mano!”. Los contenidos que forman parte de su dosier incluyen portadas de libros y libretas, así como gráficos elaborados con ordenador y pinturas de su autoría. Algunas de las creaciones que divulgaba estaban inspiradas en citas o imágenes bíblicas.

Apego a Ucrania

Nesterova era una persona arraigada en su país. Utilizaba el ucraniano en internet, donde difundía imágenes de trajes tradicionales. Especialmente, de mujeres portando la vinok, una corona floral, entre otros. Pero si con algo estaba comprometida era con el sufrimiento que padece su pueblo desde la invasión rusa, iniciada el 24 de febrero de 2022.

Vivir en Nogueira no implicaba que olvidara sus raíces. Apoyaba la causa de su país y criticaba duramente la agresión militar, aunque logró esquivarla. Cuando los tanques comenzaron a rasgar el suelo ucraniano, Nesterova ya residía en la provincia. 

"Bellísima persona"

Nesterova, que tenía un hijo -en su porfolio aparecen cuadros que le dedicó-, apenas se comunicaba con sus vecinos de Armariz. La barrera idiomática pesaba mucho. Aun así, un conocimiento básico del español le permitió hablar esporádicamente, tal y como comentan los residentes de viviendas contiguas. 

Su vecina la calificaba como una “muller excelente” y “bellísima persona”. Chapurreaba el idioma con ella hasta que los ladridos del perro del matrimonio extranjero comenzaron a resonar en Armariz. La relación con sus vecinos, que era prácticamente nula -con el marido ni siquiera hablaban-, se cortó a raíz de las molestias.

Fallecimiento

La autopsia preliminar de Nesterova no fue concluyente, aunque se baraja una hipotermia como causa más probable del fallecimiento. En la noche de su muerte, discutió con su marido y abandonó la vivienda disgustada a pie, según relató el hombre a los agentes de la Guardia Civil que se hicieron cargo de las pesquisas. La víctima no figuraba en los registros del sistema VioGén.

Al no ser concluyente la autopsia, no se descarta todavía ninguna hipótesis. Los investigadores, en busca de una respuesta definitiva al caso, abordan desde la muerte violenta hasta un fallecimiento accidental.

Te puede interesar