Atlántico

GALICIA

En Marea exige la renuncia a sus actas a diputados críticos

La designación del senador autonómico pone al borde de la ruptura total al grupo parlamentario

Ana Seijas, durante la rueda de prensa que ofreció en Santiago de Compostela.
Ana Seijas, durante la rueda de prensa que ofreció en Santiago de Compostela.
En Marea exige la renuncia a sus actas a diputados críticos

La dirección de En Marea dio un ultimátum a los diputados críticos con el portavoz orgánico y parlamentario, Luís Villares, para que renuncien a su acta si no desisten en su intención de proponer a José Manuel Sande para convertirse en senador por designación autonómica y acatan el nombre impuesto por la cúpula del partido instrumental, Mariló Candedo. Así lo indicó la viceportavoz de la coordinadora de En Marea, Ana Seijas, en una rueda de prensa celebrada en la tarde del martes, horas después de que los diputados críticos (mayoría en el grupo parlamentario) formalizasen la propuesta para que Sande sea electo como senador en virtud de la condición de segunda fuerza que ostenta En Marea en la Cámara gallega.
De este modo, la dirección de En Marea da de margen hasta el viernes (día en el que, a las 13,30 horas, concluye el plazo para registrar propuestas para senador) para que los ocho diputados que votaron a favor de Sande en el proceso interno desarrollado en el seno del grupo acaten el nombre de Mariló Candedo. De no hacerlo, la cúpula del partido instrumental pedirá a estos parlamentarios (Antón Sánchez, Paula Quinteiro, Marcos Cal, Luca Chao, Julia Torregrosa, Carmen Santos, Ánxeles Cuña y Manuel Lago) que renuncien a su acta por haber cometido una "infracción muy grave" del código ético de En Marea y haber incumplido los compromisos adquiridos en 2016 para figurar en las listas de las elecciones autonómicas.

Petición desoída
Sin embargo, de manera previsible estos diputados desoirán la petición de dimisión de la cúpula de En Marea pues no reconocen a la dirección de la organización que lidera Luís Villares como órgano superior al que el grupo parlamentario se deba. De este ultimátum quedan excluidos los tres diputados afines a Villares (Davide Rodríguez, Paula Vázquez Verao y Pancho Casal), Flora Miranda (votó a la propuesta de la dirección) y Eva Solla (se abstuvo en la votación interna).
Además, la dirección quiere que, en el caso de que los diputados señalados decidan ignorar su petición y mantengan su acta, estos parlamentarios "abandonen" el grupo de En Marea "al resultar evidente que no representan" a la organización "ni tienen la intención de hacerlo".
A preguntas de los medios, Ana Seijas no concretó si Villares, en su condición de portavoz parlamentario, seguirá adelante con su propuesta para senadora a instancias de la dirección de En Marea y registrará el nombre de Candedo para el cargo antes de las 13,30 horas del viernes. Esto obligaría a pronunciarse a la Mesa del Parlamento sobre a cuál proposición otorga validez, si a la de los diputados críticos (mayoría de ocho sobre 14 en el grupo) o a la del portavoz del grupo. Se trataría, de confirmarse, de una situación sin precedentes en la historia de la Cámara gallega.
El pasado lunes, fuentes del Parlamento gallego consultadas confirmaron que si esa es "la voluntad mayoritaria del grupo" deben "acreditarla documentalmente a través de un acta firmada por los asistentes a la reunión" para trasladarla a la Mesa del Parlamento. Este trámite fue completado en la mañana de ayer por diez diputados de En Marea, que firmaron un acta en el que formalizan el nombre de Sande como propuesta mayoritaria del grupo para ser senador autonómico.