GALICIA

Investigan a la madre de un menor por exigirle a una niña que le enviase fotografías íntimas

Las investigaciones llevadas a cabo en el marco de la denominada operación “Lostrego”, se iniciaron el pasado mes de febrero cuando la madre de la niña, de 13 años, denunció ante la Guardia Civil que su hija había recibido varios mensajes a través de su perfil de Instagram solicitándole el envío de fotografías íntimas de carácter sexual, con la amenaza explícita de que si no lo hacía difundiría una fotografía de los genitales de la menor.
 

La investigación considera que el menor empleó la cuenta de su madre para exigir a la niña que le enviara las imágenes.
La investigación considera que el menor empleó la cuenta de su madre para exigir a la niña que le enviara las imágenes.
Investigan a la madre de un menor por exigirle a una niña que le enviase fotografías íntimas

Las pesquisas realizadas por el EDITE (Equipo de Investigación Tecnológica), adscrito a la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra, concluyeron con la identificación de la titular de la línea de conexión que se había utilizado para enviar los mensajes. Resultó ser una vecina de la comarca de Tabeirós-Terra de Montes, que fue notificada en calidad de investigada por un presunto delito contra la libertad sexual.
Las diligencias instruidas por el EDITE determinan, al mismo tiempo, que existen indicios para concluir que el autor de los mensajes que recibió la niña pudo haber sido un hijo de esta señora, que también es menor de edad, por cuya circunstancia se remitió copia de lo actuado a la Fiscalía de Menores.
Ante este tipo de delitos, la Guardia Civil reitera todos y cada uno de los consejos que se están impartiendo en las charlas informativas que se están llevando a cabo los centros de enseñanza en el marco del “Plan Director para la convivencia y la mejora de la seguridad en los centros educativos y en sus entornos”.
Uno de los objetivos de los talleres informativos del Plan Director, es formar y prevenir a los jóvenes sobre los riesgos que conlleva el uso irresponsable de Internet y las nuevas tecnologías y, sobre todo, incentivar a los padres para que se involucren activamente en el problema y supervisen la actividad de sus hijos en las redes sociales.