Galicia

"Humano viene de humo"

Galicia

galicia

"Humano viene de humo"

Una tienda de semillas de marihuana.
photo_cameraUna tienda de semillas de marihuana.
Hace tiempo que resulta complicado conseguir hachís en el mercado, el precio de marihuana se dispara y la cocaína cotiza a la baja 

Nunca le niegues a nadie tabaco, agua y pan; por ese orden". Puede que Jesús nunca haya pronunciado este aforismo, pero el paso del tiempo se encargó de que también le quedase la paternidad. A la ingeniosa frase, repetida decenas de ocasiones, sobre todo cuando alguien pedía un pitillo y se quería adornar el favor, sólo le faltó añadir "en el lecho de muerte" para estar a la altura del interés del padre de Joaquín Sabina por la utilidad de las diputaciones antes de diñarla. 

De agua y pan el personal está tan bien abastecido como de papel higiénico, según el notable descenso que se registró ayer en las colas de los supermercados de A Coruña. No hay que ser muy pispo para inferir que los lunes es de los días más chungos para hacer la compra. El peligro de contagio aumenta considerablemente por la acumulación de peña para llenar la despensa. Si se da por válido el axioma, el sábado tampoco sería conveniente acercarte al súper a no ser que seas un suicida. 
En el Crápula, mítico garito coruñés de hace un par décadas al que el personal acudía a desnucarse en el fondo de una copa cuando la madrugada amenazaba con llamar a la puerta, te recibía una sentencia pintada en un espejo que contribuía a incrementar la confusión etílica: "Humano viene de humo". En otros soportes sagrados se fijan en el barro o en el polvo para explicar la fragilidad de la especie, aunque ahora se estila que el que palme quede reducido a ceniza mientras el humo se eleva. 
El humo nos acompaña desde que la humanidad consiguió administrar el fuego para garantizar la supervivencia, aunque con la evolución ha adquirido un carácter purificador y recreativo. Los fumadores de calada larga se confiesan incapacez de respirar durante 24 horas sin llevar humo a los pulmones, vicio puñetero y más cuando la pandemia del coronavirus castiga este órgano vital hasta la asfixia. En momentos de crisis como el actual la abstinencia no es una compañera aconsejable para mantener a raya la serenidad. A las 12.30 horas no hay nadie en el estanco. "Los primeros días hubo mucho movimiento, pero hoy no se ve a nadie", comenta la estanquera con gesto de perplejidad. "No sé si la gente tiene miedo o ha comprado mucho y cuenta con reservas para un par de semanas", añade. 

La escena se repite en tres estancos durante un paseo rápido por el centro de la ciudad. "Estos días se veía a gente por la calle, pero hoy son sólo cuatro gatos", comenta la dueña del kiosco de la Marina coruñesa al que acuden los ourensanos que residen en A Coruña para comprar La Región. El sol luce espléndido a estas horas. En una situación de normalidad las terrazas de los garitos que se ubican en los soportales de las galerías de cristal estarían hasta la bóveda. ¿Miedo? La kiosquera apunta otro motivo: "Pienso que han sido las multas porque a mucha gente se le notaba que el paso no era de ir al trabajo". Agradece el soplo de  que en las farmacias ya hay guantes y gel hidroalcohólico mientras asoma la cabeza para confirmar que la caja será pequeña. 

el negocio disimulando
Para un buen puñado de ciudadanos, uno de cada diez según los informes que maneja Sanidad, los canutos sirven de anestesia en esta vida de lágrimas. A medida que avance el confinamiento por el estado de alarma las provisiones se acabarán y la tensión puede dispararse. "El hachís escasea desde hace tiempo", comenta Marcelo. Marcelo es nombre falso y puede residir en Ourense,  A Coruña,  Vigo... La situación es la misma en cada punto de Galicia. "La cosa ya se estaba poniendo muy dura desde que aumentaron los controles en el Estrecho de Gibraltar por un acuerdo entre Europa y Marruecos para frenar la inmigración ilegal. En esas barcas también traían hachís y ahora, con el aumento de controles en origen, resulta muy difícil que llegue al mercado español porque lo que pasa se va a Holanda y al norte de Europa porque pagan más", explica Marcelo.
Habla por kilos. "Si antes podías comprar un kilo de huevos por 2.500 euros, ahora se te va a 3.500 o 4.000". Resulta más sencillo conseguir marihuana "porque viene del norte de Holanda y hay producción autóctona". Pero  hay que encontrar a un camello que se la juegue: "Nadie se atreve a llevar el material encima y los que se arriesgan lo cobran al doble". Los buscavidas arreglan el negocio disimulando en  farmacias, en el súper, en el paseo del can... El stock de cocaína mantiene el precio, pero la demanda ha bajado. El encierro con subidón te acerca a la ceniza, del crematorio. Y después humo.

Más en Galicia
Comentarios