Atlántico

GALICIA

Galicia homenajea a Fraguas, el hombre que contribuyó a dignificar el gallego

 Las instituciones políticas y culturales gallegas han rendido homenaje al etnógrafo Antonio Fraguas en un espacio clave en su trayectoria, la escuela en la que por primera vez un profesor supo ver el potencial de un niño que acabaría siendo un docente muy querido por muchas generaciones de alumnos. 

La Real Academia Galega (RAG) celebró un pleno extraordinario en las inmediaciones de la escuela situada en la Carballeira de Famelga, en Cerdedo-Cotobade
La Real Academia Galega (RAG) celebró un pleno extraordinario en las inmediaciones de la escuela situada en la Carballeira de Famelga, en Cerdedo-Cotobade
Galicia homenajea a Fraguas, el hombre que contribuyó a dignificar el gallego

La Real Academia Galega ha decidido dedicar el Día das Letras Galegas a este escritor, historiador, antropólogo y etnógrafo pontevedrés, nacido en Cotobade en 1905 y fallecido en Santiago de Compostela en 1999, un hombre con una profunda inquietud cultural que contribuyó de manera decisiva a dignificar el idioma gallego. 

La academia celebró este viernes un pleno extraordinario en la carballeira de Famelga, junto a la escuela en la que estudió Antonio Fraguas de niño, en el que han participado familiares del autor y numerosos representantes de vida cultural, social y política gallega. 

Su presidente, Víctor F. Freixanes, ha destacado que con la celebración de la figura de Fraguas se ha querido reivindicar las "raíces" de la lengua y de la cultura gallega "fruto de la lealtad durante siglos de la gente corriente de las aldeas y los pueblos marineros", que lograron mantenerlo vivo "mientras permanecía alejado de la llamada alta cultura". 

El propio Antonio Fraguas, ha recordado Freixanes en su intervención, "creció en ese mundo y siempre se sintió parte de él", contribuyendo a dignificarlo a través de una extensa obra de la que ha destacado su perfil como etnógrafo. 

En una pequeña escuela de un pueblo rural, Antonio Fraguas "descubrió las primeras razones del mundo, las primeras chispas de la curiosidad por el conocimiento", algo que según el académico "le marcaron toda su vida" y que fue posible gracias a un maestro que, como luego haría él mismo con otras generaciones, "puso las piedras de su futuro". 

El acto solemne ha incluido tres ponencias alrededor de la vida y obra de Fraguas por parte de los académicos Clodio González Pérez, quien trazó un recorrido por su biografía; Fina Casalderrey, que profundizó en la labor docente de este "maestro de maestros"; y Francisco Díaz-Fierros, que realizó un análisis del paisaje en la obra del homenajeado. 

Todos ellos han recordado que fue su madre la que despertó en Antonio Fraguas su "curiosidad" por los cuentos, las leyendas, los refranes, las cantigas o las creencias populares que luego centrarías sus estudios; o su participación "fundamental" en la Sociedade da Lingua, las Irmandades da Fala, el Seminario de Estudos Galegos o el Museo do Pobo Galego. 

"Todos esos hitos fueron decisivos en el desarrollo de su pensamiento y de su labor como intelectual", ha destacado Clodio González. 

El Fraguas etnógrafo, ha señalado Fina Casalderrey, "huyó de las teorías" y centró sus esfuerzos en el trabajo de campo y "en la urgencia" de recopilar un patrimonio inmaterial "que desaparecía" y que le convirtieron en un "explorador" del mundo rural, "un Indiana Jones de las `corredoiras` que luchó contra el olvido". 

Con este trabajo, ha añadido la académica, logró recomponer la historia de la cultura y la lengua gallega "con los pequeños tesoros que fue encontrando como quien explora la cara oculta de la luna", convencido de que en ella "había luz, la luz de la memoria colectiva". 

Francisco Díaz-Fierros se detuvo en otra de las facetas de Fraguas, la de geógrafo, y abordó los sentimientos del paisaje en unos escritos que "dejaron huella" en la cultura de Galicia con sus "modernas descripciones" y que recogieron "ilustraciones literarias" recuperadas del cancionero popular o de poetas "más íntimamente identificados" con el mundo rural. 

Al término de este pleno, la Xunta de Galicia ha celebrado su acto institucional del Día das letras Galegas, que ha tenido como escenario la plaza situada frente a la casa consistorial del municipio que vio nacer a Fraguas. 

Allí, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha reivindicado la "cohesión" que provoca en todos los gallegos el espacio "común" creado por el autor homenajeado este año en el Día das Letras Galegas.

"Celebramos a Antonio Fraguas porque lo merece de sobra y pensando también en un tiempo amenazado por las rupturas y necesitado de tantos puentes", ha señalado Núñez Feijóo en su intervención sobre un trabajo en el que "se pueden dar la mano gallegos de toda condición y gallegos de toda creencia". 

El presidente gallego ha recordado que las lenguas "unen y cohesionan" a los ciudadanos porque establecen un "código común" que, a su juicio, "no es solamente léxico" como demostró un Antonio Fraguas que "nunca perdió la curiosidad propia del niño labriego" y que "descubrió el mundo" en la naturaleza y en la "humanidad" de sus vecinos. 

Esa vinculación con la Galicia rural es la que, según Núñez Feijóo, hizo que el trabajo cultural, etnográfico, antropológico, geográfico o histórico de Fraguas "esté lejos de tecnicismos o de teoricismos" y que está "impregnado" de amor "por los suyos y por lo suyo". 

El titular del gobierno autonómico ha defendido que el gallego es "una casa que habitamos todos" y que está "bien cuidada" por los "caseros" como Fraguas, que se han preocupado de hacer de ella un recinto "acogedor, luminoso y abierto", convirtiéndolo en uno de los "vínculos más fuertes" de Galicia que no debe ser visto como un "obstáculo". 

Frente a este espacio común, Feijóo ha señalado que las lenguas como el gallego "no están al margen" de aquellos que de manera "mal sana" tratan de utilizarlo para "disgregar y sembrar la discordia" y que ven en la promoción del idioma propio de Galicia "una especie de anomalía o, al menos, algo superfluo".