Las gallegas tienen al nacer una expectativa siete años superior a la de los varones

La esperanza de vida de los gallegos aumenta hasta los 80,78 años, casi cuatro años más que en 1991

La esperanza de vida de un niño nacido en Galicia alcanzó en el año 2007 los 80,78 años de edad, lo que supone casi cuatro años más respecto a 1991, cuando era de 76,85 años, pero está ligeramente por debajo de la esperanza de vida media de los españoles, que es de 80,94 años, según las tablas de mortalidad de España de hace dos años.
Estas tablas han sido calculadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) a partir de las cifras definitivas del Movimiento Natural de la Población, que reflejan una progresiva disminución tanto de las tasas de mortalidad como de las probabilidades de muerte a cada edad, de forma que la esperanza de vida en Galicia ha ido progresivamente aumentando en los últimos años hasta alcanzar los 80,78 años.

Estos datos sitúan a Galicia como la undécima comunidad con mayor expectativa de vida, mientras que son la Comunidad Foral de Navarra y la Comunidad de Madrid las que presentan los niveles más elevados de esperanza de vida, por encima de los 82 años en ambos casos con datos de 2007, aunque la mortalidad mejora en todas las comunidades autónomas.

Por el contrario, las zonas con los menores niveles de vida media son Ceuta (78,5), Andalucía (79,7), Melilla y Canarias (80,1) y Asturias (80,2).

Por sexos, también en Galicia se mantiene la diferencia en la incidencia de la mortalidad y la esperanza de vida en las mujeres supera a la de los hombres. En la comunidad gallega se ha alcanzado una esperanza de vida a los 65 años de edad de 22 años en el caso de las mujeres y de 17,79 años en el de los hombres.

En edades ya más avanzadas, a los 85, la esperanza de vida de las mujeres se establece en 6,83 años y la de los hombres en 5,79, pero las recién nacidas tienen una expectativa de vida en Galicia de 84,35 años y los varones de 77,17 años.

DATOS NACIONALES

Una persona nacida en España, que a lo largo de su vida tuviera en cada edad los mismos riegos de morir observados sobre las personas con la misma edad en el año 2007, viviría por término medio 80,9 años. En concreto, la esperanza de vida a los 65 años se ha incrementado en más de dos.

Según el INE, la esperanza de vida ha crecido desde 2001 a un ritmo anual de 0,2 años, un aumento inferior al de periodos anteriores porque la disminución de la incidencia de la mortalidad se concentra, especialmente, en las edades más avanzadas, por lo que su efecto sobre la esperanza de vida al nacimiento no es tan significativo.

Por sexoS, se mantiene la diferencia en la incidencia de la mortalidad, donde la esperanza de vida en las mujeres supera en más de seis años a la de los hombres, mientras que por edad, existe una reducción progresiva en edades adultas jóvenes a lo largo de la década de los noventa, sobre todo, en el segmento de edades de 18 a 35 años, especialmente en los varones y las mejoras más significativas se desplazan a las edades más avanzadas.

Además, desde 1991, la esperanza de vida de mujeres y varones de 65 años se ha incrementados en 2,4 años y 2,1 años, respectivamente.

En cuanto a la mortalidad infantil, medida en términos del riesgo de muerte durante el primer año de vida, se ha reducido desde las 7,2 defunciones de menores de un año por cada 1.000 nacimientos en 1991 a las 3,5 en 2007. No obstante, en los últimos años se ha ralentizado el ritmo de mejora de dicho indicador, dados los bajos niveles ya alcanzados manteniéndose superior en niños que en niñas, con 3,7 defunciones de niños menores de un año por cada 1.000 nacidos frente a las 3,3 de las niñas en 2007.

Te puede interesar