Galicia

Diana Quer padeció antes de morir "dolor y gran pánico, algo espantoso"

Galicia

Galicia

Diana Quer padeció antes de morir "dolor y gran pánico, algo espantoso"

Juan Carlos Quer y su hija Valeria, a su llegada a la sede de los juzgados de Santiago de Compostela.
photo_cameraJuan Carlos Quer y su hija Valeria, a su llegada a la sede de los juzgados de Santiago de Compostela.
Buzos expertos explicaron al tribunal sus hipótesis sobre lo sucedido a la joven por la posición que mostraba el cádáver

nnn  Diana Quer sufrió antes de morir momentos de "dolor y gran pánico", que provocaron una "adrenalina tan grande" que bloqueó su cuerpo en una posición que, de otro modo, sería "antinatural" para un cadáver sumergido en agua. "Antes de morir sucedió algo espantoso", dijo, ante el tribunal, el coordinador de los buzos de Salvamento Marítimo de A Coruña que, junto con otro experto en rescates en espacios pequeños de este cuerpo, examinaron las imágenes de la posición del cadáver de Diana Quer en el momento en que fue hallado en el pozo de Asados, donde presentaba las piernas muy abiertas y el cuerpo extendido y arqueado hacia atrás.
A preguntas de las partes, los expertos explicaron que los ahogados y cuerpos sumergidos en espacios pequeños -como barcos o coches- presentan normalmente "posiciones muy similares", con las piernas estiradas y habitualmente juntas, el cuerpo arqueado hacia delante y la "cabeza hacia abajo". La posición en la que fue hallada Diana, sin embargo, "no se parece en absoluto" a esto y es "absolutamente antinatural" para una persona sumergida en agua, según determinó el experto.

situación de pánico
El testigo admitió que únicamente se da esta circunstancia cuando la persona, antes de morir, sufre "una situación de pánico y estrés muy grande", algo que ocurrió, por ejemplo, a un compañero suyo que falleció ahogado tras sufrir un ataque al corazón. "Técnicamente es así", explicó el testigo, que añadió  que esa situación de estrés, pánico o dolor cercana a la muerte produce un incremento de adrenalina "tan grande" que "bloquea" el cuerpo y deja las extremidades en una posición abierta y tensa en lugar de la habitual en un cuerpo que se sumerge.
Con ello, el testigo estimó que, en el caso de Diana, la posición del cuerpo apunta a que "antes de morir sucedió algo espantoso", una "situación de dolor y gran pánico previa a la muerte". De hecho, el hombre explicó que la imagen del cadáver era "difícil de olvidar". En la misma línea declaró el buzo de la Guardia Civil que se sumergió en primer lugar para recuperar el cuerpo de la joven, que explicó que la postura de pies y piernas era "antinatural" para un cadáver "bajo el agua". En concreto, dijo que estaba, además de con las piernas abiertas, "arqueado e hiperextendido hacia atrás". "Yo es la primera vez que encuentro un cuerpo así", añadió.
El agente contó que en primer lugar introdujeron una cámara en el pozo, en la que pudieron comprobar que dentro se encontraba el cuerpo de Diana Quer, boca abajo y lastrado con dos bloques. En ese momento, él mismo se sumergió hasta los aproximadamente ocho metros de profundidad donde se encontraba el cuerpo, que ha indicado que estaba completo y sometido a un proceso de "saponificación", para cortar el cable de los lastres que tenía y posibilitar su recuperación. En la operación fue auxiliado por otro compañero.
El agente contó que el cuerpo estaba suspendido a unos 50 centímetros del fondo del pozo, donde había más adobes que los utilizados para lastrarla. En todo caso, tanto él como su compañero han garantizado que su actuación no modificó las condiciones del entorno más allá de la propia pérdida de presión al rescatar el cuerpo, que provocó que se desmebrara parcialmente y que la cabeza tocase el suelo. En el cabello de la víctima fue localizada una brida que la acusación cree que el Chicle utilizó para estrangularla, aunque no se vio hasta que la sacaron del pozo.

cuerpo lastrado
En la jornada de ayer  también pudo saberse que el Chicle lastró a Diana Quer dentro del pozo de la nave abandonada de Asados con dos bloques de cemento que sumaban algo más de 18 kilos de peso y con los que era "físicamente imposible que un cuerpo se mantuviese a flote", como el asesinó confeso relató a los investigadores. Así lo dijo la buceadora de Cartagena que realizó el simulacro de sumergimiento del cuerpo de Diana, con la que tenía características similares en altura y peso. "Lo recuerdo perfectamente y con horror", manifestó. n
 

Más en Galicia
Comentarios