Las enmiendas presentadas por Coalición Canaria e Izquierda Unida contaron con el voto en contra de PP, PSOE, CIU y PNV que ligan el derecho al voto en las municipales a la vecindad

El Congreso rechaza el voto de los emigrantes en las locales

El pleno del Congreso rechazó ayer las enmiendas a la totalidad presentadas por los grupos Izquierda Unida, Coalición Canaria y UPyD, a la Ley Orgánica para la Reforma Electoral General, y que en la práctica supone la privación del voto en las elecciones municipales para millón y medio de emigrantes españoles.
Desde la tribuna de invitados siguieron el debate los miembros de la Plataforma contra la privación del derecho al voto, una corriente sin ideología política y constituida de forma espontánea entre los miles de españoles que residen en Europa. Sus miembros no pudieron ocultar su decepción cuando las votaciones rechazaron todas las enmiendas.

Sólo los diputados de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, y Coalición Canaria, José Luis Perestelo, defendieron a este colectivo y reclamaron su derecho al voto. Llamazares calificó de inexplicable que se le niegue el derecho al voto a los emigrantes, algo que contrastaba con la inclusión en los censos electorales de inmigrantes en virtud de diferentes convenios con sus respectivos países de origen.

Más duro fue el diputado de Coalición Canaria que comenzó su intervención con unas palabras de una emigrante gallega llamada Carmen Castro: 'Nací en España, vivo en Suiza desde hace 35 años. Dejé España por la represión franquista y por trabajo. Renuncié a la nacionalidad suiza por conservar la española. Mis padres, hermanos y amigos de la infancia viven en España. Tengo propiedades en España y pago mis impuestos en este país, y he votado en todas las elecciones municipales'. José Luis Perestelo aseguró que esta Ley va a dejar tirados a los ciudadanos que viven en el exterior y va a consagrar la división entre españoles de primera y otros de segunda. Añadió que CC no va a ser cómplice de este 'latrocinio' y por ello anunció que recurrirá a los tribunales si la Ley sale adelante.

En defensa de la reforma de la LOREG intervinieron tanto PP, como PSOE, CIU y PNV. Para el PNV el derecho al voto en las municipales está ligado al concepto de vecindad y criticó que estén votando en las elecciones locales personas que 'nunca han pisado el territorio del estado español'. Desde CIU, Jordi Xuclá incidió en el concepto de vecindad, mientras que destacó que por fin los emigrantes españoles podrían votar en urna, logrando así ver satisfecha una vieja aspiración. Desde las filas del PP, Bermúdez de Castro calificó de ficción la inclusión de los emigrantes en los padrones municipales y aseguró que cumplían así la recomendación del Consejo de Estado de unir el derecho de sufragio en elecciones locales a la condición de vecino de un municipio.

Finalmente, el diputado socialista Aranda Alvarez argumentó de forma confusa que podrán votar los emigrantes que estén inscritos en el censo de residentes. En realidad, lo que les estaba proponiendo es que cambiaran su empadronamiento en el extranjero por su municipio de origen para poder seguir votando en los comicios locales.

Te puede interesar