Atlántico

GALICIA

La conexión Lugo-Ourense, en la cita entre Feijóo y Sánchez

El popular trasladará al líder socialista, en su primer encuentro en La Moncloa, la necesidad de impulsar autovía y AVE

Núñez Feijóo, durante su intervención en un mitin.
Núñez Feijóo, durante su intervención en un mitin.
La conexión Lugo-Ourense, en la cita entre Feijóo y Sánchez

El presidente de la Xunta y del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, avanzó que reclamará al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, el impulso de la autovía y de la alta velocidad ferroviaria entre las ciudades de Lugo y Ourense en la primera entrevista que mantengan ambos mandatarios, toda vez el secretario general del PSOE vuelva a ser investido presidente. Así lo avanzó durante un mitin en Chantada (Lugo), donde arropó al candidato del PP a la Alcaldía, Manuel Lorenzo Varela, quien vuelve a las filas populares después de ser regidor durante las últimas dos legislaturas -entre 2011 y 2015- con su propio partido: Independentes Terras do Asma (INTA).
En este acto de campaña frente a más de un centenar de simpatizantes, estuvieron acompañados del senador por Lugo José Manuel Barreiro y la secretaria xeral de Igualdade en la Xunta, Susana López Abella. La alcaldesa de Mondoñedo y presidenta del PP de Lugo, Elena Candia, tenía previsto asistir al mitin pero finalmente no lo hizo. "Me extraña, pero bueno", expresó el regidor chantadino sobre su ausencia.
En materia de infraestructuras, Feijóo afeó al PSOE que durante el Gobierno de Zapatero "escindiese" los contratos de la A-56, entre Ourense y Lugo, mientras que cuando Rajoy llegó a Moncloa a partir de 2011, a pesar de que los socialistas dejaron a España "quebrada", las obras en estas vías "se mantuvieron, aunque fuesen de forma lenta". No obstante, el presidente de la Xunta también dijo que con el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez "no es optimista". 
"Lo primero que le pedí al ministro de Fomento (José Luis Ábalos) fue que la que estaba en marcha, la autovía Lugo-Santiago, estuviese para 2021. Teníamos todos los proyectos y puntos kilométricos en obras, y lo primero que hizo en respuesta fue bajar un 60 por ciento la inversión en Galicia y subirla un 30 por ciento en Cataluña", explicó. Así, puso encima de la mesa el reto de que la Ribeira Sacra sea Patrimonio de la Humanidad de la Unesco para advertir de la "importancia" de "insistir" en las infraestructuras para el interior gallego.
Feijóo también aprovechó para reivindicar su gestión al frente de la Xunta, que invierte una media de más de 4.000 euros por persona al año, "por encima de la media" según sus cifras, y expresó su "apuesta" por el rural: "O hacemos una discriminación positiva hacia el interior, o los más ricos seguirán siendo más ricos y los más necesitados seguirán siendo más necesitados".

Faltas de respeto
Enfrente situó al PSOE en la Diputación de Lugo, cuya última legislatura fue, en palabras del líder autonómico, "avergonzante" con "insultos" y "faltas de respeto" en los plenos de la institución provincial, con frecuentes enfrentamientos entre los socialistas y el alcalde de Becerreá, Manuel Martínez, quien llegó a ser expulsado del partido y como número dos del gobierno provincial. Con una mirada de reojo a la histórica caída del PP en las elecciones generales del 28 de abril, Feijóo evidenció el "error" que supuso "dividir el voto" del centro derecha cuando "la mayoría de votantes de Ciudadanos y Vox preferían que el presidente del PP (Pablo Casado) fuese presidente el del Gobierno".
En este sentido, quiso mandar un mensaje al resto de comunidades autónomas, ya que en más de una decena de ellas se celebrarán elecciones el próximo 26 de mayo: "Con los gobiernos bipartitos, al final habrá que decir 'sí, señor' a Sánchez. Pero cuando le decimos 'sí, señor' a Sánchez le decimos 'sí, señor' a Pablo Iglesias y a los independentistas de Cataluña".