Galicia

El Chicle acosó a una ourensana en San Cibrao: "Ven, que lo vamos a pasar bien"

Galicia

Galicia

El Chicle acosó a una ourensana en San Cibrao: "Ven, que lo vamos a pasar bien"

La exmujer del Chicle, a la derecha, junto a su hermana Elena y su cuñado, llegando al juzgado.
photo_cameraLa exmujer del Chicle, a la derecha, junto a su hermana Elena y su cuñado, llegando al juzgado.
Un amigo revela que el robo del gasóleo era una excusa para conocer mujeres y menores incluso en institutos. Sus familiares relataron que les pidió una coartada  para el crimen de Diana Quer.

 La segunda jornada de declaraciones del juicio por el asesinato de Diana Quer que se desarrolla en Santiago permitió escuchar ayer el relato de varias mujeres, entre ellas una de Ourense, que, en distintos momentos, narraron haber sido víctimas de "acoso" o intento de agresión por parte de José Enrique Abuín Gey, el Chicle, del que un amigo que usaba el robo de gasóleo como "excusa" para "salir a buscar" a chicas jóvenes, especialmente "morenas, de pelo largo y delgadas", en discotecas, clubes de alterne e incluso institutos.

Una de las testigos reveló que el acusado la abordó a inicios de 2017 en una carretera de Ourense, donde se encontraba esperando a su marido, y que la persiguió, intentando atacarla, mientras le decía: "Ven, que lo vamos a pasar bien". Su testimonio, con tono nervioso e incapaz de mirar al acusado, fue el que cerró la segunda jornada de declaraciones, con la revelación de otro episodio en el que, según su versión, el Chicle intentó agredirla.
La mujer señaló que se encontraba en la primavera de 2017 trabajando en la ayuda a domicilio en San Cibrao. Una tarde, en la que esperaba en una carretera solitaria a que su marido la recogiese, vio acercarse las luces de un coche, un Audi de color oscuro. Tras percatarse que no era su marido, vio como el vehículo aminoraba la marcha y "se atravesaba" delante de ella. "Eché a correr y entonces él se bajó del coche y dijo 'ven, que lo vamos a pasar bien", contó.
En ese momento, pasó por el lugar una furgoneta blanca que, a pesar de sus indicaciones, no paró. El acusado, explicó, que había vuelto a su vehículo, "volvió a salir" y a perseguirla, pero llegó su marido, lo que motivó que el hombre, que identificó como el Chicle, "arrancase por los montes". "Lo perseguimos como dos kilómetros, pero yo tenía miedo de que fuera a matar a mi marido y le pedí que parase y lo dejase ir", relató la mujer.
Contó también el "terror" que experimentó cuando "salió el caso de Diana" y reconoció a Abuín y subrayó que desde entonces toma precauciones como no ir "con el coche abierto" o no "abrir a nadie" la puerta. n

Más en Galicia
Comentarios