España

El "vergonzante" acuerdo con Bildu indigna a los barones del socialismo

España

crisis de gobierno

El "vergonzante" acuerdo con Bildu indigna a los barones del socialismo

El presidente Pedro Sánchez, en el Consejo de Ministros de ayer.
photo_cameraEl presidente Pedro Sánchez, en el Consejo de Ministros de ayer.
Sánchez, acorralado: el sector de Calviño sube la presión contra  Iglesias. 
 

 Los barones socialistas observan el pacto con Bildu para la derogación de la reforma laboral con enfado en unos casos y perplejidad en otros, una perplejidad que los propios ministros del partido no esconden ante un acuerdo en elque sin embargo se esfuerzan por cerrar filas en torno a su portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, firmante del "vergonzante" pacto, para no generar más crispación y enfrentamiento.
Los dirigentes territoriales intentan mantener una estrategia de prudencia, pero, de puertas para adentro abunda el enfado por un acuerdo "innecesario, que sólo incorpora a Bildu en la foto".
El más beligerante fue ayer el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, que rechazó rotundamente el pacto y ha subrayado que lo que se consigue "en base a la extorsión o la tortura política" no tiene validez. Aunque ha mostrado su apoyo al Gobierno y especialmente a la ministra Nadia Calviño, García Page ha avisado que da "por no hecho" el acuerdo firmado por los portavoces parlamentarios de PSOE, Unidas Podemos y Bildu, ha apelado a reconstruir puentes y consensos "mirando con luz larga" y, en ese escenario, ha pedido que se tome a Ciudadanos de ejemplo.
También a Ciudadanos ha apuntado el presidente de Aragón, Javier Lambán. El dirigente aragonés ha dejado entrever su malestar y ha hecho hincapié en que los acuerdos que comparte son aquellos que se hacen "con los partidos que creen en España y en el futuro común de los españoles", citando, en concreto, al partido de Arrimadas y al pacto logrado para apoyar la prórroga del estado de alarma.
Desde Canarias, el presidente socialista Angel Víctor Torres ha pedido al Gobierno que aclare el contenido del acuerdo entre PSOE, Unidas Podemos y Bildu, en concreto sobre la posibilidad de criterios de financiación y endeudamiento específicos en el País Vasco y Navarra. "No es imaginable que exista una fórmula de financiación distinta para unos y para otros", han señalado desde el Ejecutivo canario, que ha recibido con "sorpresa" el acuerdo.
Esto se debe a que en el acuerdo firmado, además de la derogación "íntegra" de la reforma laboral del PP, que luego se rectificó y pasó a ser de los aspectos más lesivos, se contempla una mayor capacidad de endeudamiento para el País Vasco y Navarra, y de gasto en políticas públicas.

Diálogo social
El Gobierno socialista de Torres está especialmente enfadado con este asunto, una vez que Canarias, con una economía en crisis por la falta de turismo, lleva más de dos meses pidiendo que les dejen gastar el superávit sin obtener respuesta, derecho que ahora se concede a dos comunidades con elevada renta per cápita.
Más parco en sus declaraciones ha sido el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig. No obstante, el dirigente valenciano ha dejado claro al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que el nuevo marco laboral que rija en España se debe hacer desde el acuerdo y no se puede obviar, en ningún caso, el diálogo social. 
Mientras, el Gobierno ha culpado al PP de dejarle solo y mirar para otro lado con la aprobación de la última prórroga del estado de alarma y obligarle a buscar apoyos en otros grupos como EH-Bildu, a pesar de la perplejidad y el enfado que el acuerdo con los abertzales ha generado en algunos barones socialistas, un argumento que sin embargo en el propio PSOE consideran tan absurdo como los dados por Pablo Iglesias para justficar el acuerdo "contranatura"

La portavoz del Gobierno ha reconocido además que existen "diferentes sensibilidades" en el Ejecutivo de coalición que conforman el PSOE y Unidas Podemos, atribuyendo las diferencias en las distintas declaraciones de los miembros del Gobierno a que "trabajan a destajo, 24 horas al día prácticamente sin apenas descanso".

Garamendi:"Algunos no han visto una empresa en su vida" 

 El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, insistió ayer en las graves consecuencias que supondría derogar la reforma laboral, como firmaron los representantes de Podemos, PSOE y Bildu, y cree que "no son conscientes de lo que están hablando, porque en muchos casos algunos no han visto una empresa en su vida".
Garamendi ha advertido de que el pacto del Gobierno con Bildu puede provocar que muchos expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) se conviertan en EREs. "Desde el punto de vista del estado de alarma, no era en absoluto necesario firmar este acuerdo y desde el plano económico es una irresponsabilidad total, porque pone en peligro miles de empleos y la confianza en el país y en las empresas españolas", dijo.
Sobre el diálogo social, el presidente de la CEOE dijo que "nosotros queremos sentarnos en la mesa para hablar de las cosas del comer, pero no si el de enfrente tiene las cartas marcadas".
La ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, confió ayer en que Garamendi, reconsidere su intención de "suspender" su presencia en la mesa. 

Casado acusa a Sánchez de "traición" a sus socios y engaño a sus ministros

El líder del PP, Pablo Casado, acusó ayer al jefe del Ejecutivo de "traicionar" a sus socios", "engañar" a sus ministros y "mentir" a los españoles tras su acuerdo con Bildu para derogar la reforma laboral de 2012 a cambio de la abstención de la formación abertzale en la quinta prórroga del estado de alarma. Dicho esto, ha recalcado que España "no merece este Gobierno".
Casado dijo ayer señalado que el PP no ha "entendido" ese acuerdo con Bildu pero ha subrayado que es la "tercera vez" que Sánchez pacta con ese partido, dado que, también lo hizo en su investidura y "para lograr el gobierno de Navarra".
El presidente del PP recalccó que ahora, con ese acuerdo del PSOE y Podemos con Bildu en el marco del estado de alarma, ha "traicionado a resto de socios" con los que había negociado la prórroga, ha "engañado" a ministros de su propio Gobierno y ha "mentido a todos los españoles". Casado ha avisado de que Europa está "mirando" a España y exige "competitividad y flexibilidad".n