Atlántico

ECONOMÍA

PSA Vigo acepta una mediación externa para desbloquear el conflicto laboral

La dirección de la planta del Grupo PSA en Vigo ha aceptado la mediación del Consejo Gallego de Relaciones Laborales (CGRL) en el conflicto abierto con los sindicatos, tres de los cuales, CCOO, UGT y CIG, organizaron sendas jornadas de huelga el 16 y el 22 de mayo, informaron a Efe fuentes de la compañía.
 

Sentada de los manifestantes de PSA en Portanet
Sentada de los manifestantes de PSA en Portanet
PSA Vigo acepta una mediación externa para desbloquear el conflicto laboral


Las partes han participado este viernes en una nueva reunión del comité de empresa reducido que desde octubre de 2018 trabaja en buscar medidas sobre la incidencia del lanzamiento de los nuevos modelos en la actividad en la línea de montaje 2.

En la misma, la dirección ha trasladado a los sindicatos que acepta la figura del acuerdo interprofesional gallego sobre procedimientos extrajudiciales de solución de conflictos de trabajo (AGA), gestionada por el CGRL.

Un portavoz de la fábrica de Balaídos ha trasladado a Efe que se ha aceptado esta mediación externa, inédita en este centro de trabajo, porque lo apoyan todos los sindicatos con representación en el comité, incluido el mayoritario, SIT, y no solo los tres convocantes de las dos jornadas de paros parciales.

Confía la dirección de PSA Vigo en que esta intermediación contribuya a "un diálogo abierto para abordar todos los temas que sea necesario".

Recuerda que durante el proceso de negociación abierto en octubre de 2018 se vienen discutiendo soluciones para mejorar la organización y las condiciones de trabajo en la línea de montaje 2, "algunas ya aplicadas y otras en estudio o en proceso de implantación".

La dirección reafirma su "compromiso con el diálogo" y considera que la intermediación del AGA, "en la medida que genera un nuevo espacio de entendimiento, es una opción adecuada para disipar la confrontación que estos días dificultaba seguir avanzando".

Se refiere a las dos jornadas de huelga que afectaron a la actividad en la planta de Balaídos, y que según los sindicatos convocantes la paralizó por completo en montaje.