Atlántico

SENTENCIA DEL "PROCÉS"

Las multitudinarias protestas secesionistas colapsan El Prat

El aeropuerto de El Prat se ha convertido en el epicentro de las protestas del movimiento independentista contra la sentencia del "procés", que movilizó a miles de personas hacia esta infraestructura, lo que colapsó sus accesos y obligó a cancelar un centenar de vuelos.
Un mosso carga contra un manifestante ante El Prat
Un mosso carga contra un manifestante ante El Prat
Las multitudinarias protestas secesionistas colapsan El Prat

A pie, por carretera, en metro y en tren, miles de manifestantes siguen las directrices de la plataforma "Tsunami democràtic", que ya desde el mediodía, tras conocerse la sentencia del Tribunal Supremo que fija penas de 9 a 13 años para los líderes independentistas, llamó a acudir "de inmediato y por todas las vías posibles" a la terminal T1 para paralizar la actividad del aeropuerto barcelonés.

Durante unas horas, los Mossos d'Esquadra ordenaron cerrar el servicio de trenes de cercanías (rodalies) y de Metro al aeropuerto, mientras que el acceso por carretera por la C-32 y la C-31 quedó  colapsado por las protestas. Asimismo detuvieron a un manifestante en el vestíbulo de la línea L-9 del metro cuando pretendía acceder al aeropuerto de El Prat por "atentado a agente de la autoridad", según la policía catalana.
Las retenciones en las carreteras y los cortes intermitentes en algunos ramales de acceso a esta infraestructura llevaron a algunos viajeros a bajar de sus vehículos y a cubrir a pie los últimos metros arrastrando sus maletas para no perder sus vuelos. El colapso de El Prat a causa de las protestas obligó a cancer más de un centenar de vuelos de los 1.066 previstos para ayer,, según datos de Aena.
La compañía más afectada fue Vueling, que anuló 100 operaciones previstas para ayer y otras 20 para hoy, aunque también Iberia se vio obligada a cancelar dos vuelos y Air Europa uno a Tel Aviv. Iberia canceló por la tarde dos vuelos del Puente Aéreo, que une Barcelona y Madrid, según indicaron fuentes de la aerolínea, que tiene previsto para hoy operar desde la T-1 del aeropuerto catalán un total de 16 servicios. También se registraron varios retrasos que, además de Vueling, afectaron a un vuelo de Norwegian a Nueva York; uno de Cathai Pacific, a Hong Kong, o uno de Ryanair, a Estocolmo.
Los accesos a las terminales vivieron momentos de tensión, como cuando los mossos cargaron contra parte de los manifestantes congregados frente a la puerta de llegadas de la T1. Esta intervención provocó carreras y la dispersión de manifestantes por la zona- y se resolvió con el disparo de proyectiles de foam (espuma) por parte de los agentes y la detención de una persona.

atención médica
El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) atendió a lo largo del día a 13 personas, 10 de ellas en la T1 del aeropuerto, aunque ninguna de ellas de gravedad. La protesta obligó a reunir el comité de crisis del aeropuerto de El Prat, que está tratando de minimizar la afectación de la protesta para los pasajeros y de tratar de que las tripulaciones aéreas puedan embarcar, explicaron fuentes del aeropuerto de Barcelona.
Una muestra del colapso viario que había en la zona era la dificultad con la que circulaba el Aerobús, el servicio de autobús que conecta Barcelona con el aeropuerto, y que tardaba más de dos horas en recorrer una distancia que, en condiciones normales, se cubre en poco más de media hora. 
Las protestas de los colectivos independentistas contra la sentencia del golpe independentista también afectaron a otras poblaciones catalanas, como Tarragona, Sabadell, Lleida y Girona, donde los manifestantes cortaron las vías de tren, y hubo cortes intermitentes en algunas carreteras del territorio. Aunque la plataforma Tsunami Democràtic llamó a "saturar los accesos" del aeropuerto de Barajas en Madrid, desde Aena puntualizaron que los accesos por carretera a esta infraestructura no registraron incidencias y que el tráfico lento habitual obedecía a la lluvia.
Mossos d'Esquadra y Policía Nacional se desplegaron también en la estación de tren de Sants de Barcelona, uno de los puntos calientes donde se pueden producir incidentes. La policía, que blindó el recinto, separó en dos partes el interior de la estación e instaló vallas para diferenciar el acceso a la línea de larga distancia y AVE y al servicio de cercanías. n