Atlántico

ESPAÑA

Un muerto en Cantabria por listeriosis sin relación con el brote de Andalucía

Un hombre de 62 años, diagnosticado de listeriosis, ha fallecido la pasada noche en el Hospital Sierrallana de Torrelavega (Cantabria), un caso que no guarda ninguna relación con el brote originado en Andalucía ya que no consumió carne mechada.

Un muerto en Cantabria por listeriosis sin relación con el brote de Andalucía

La Consejería de Sanidad informa en una nota de prensa de que el hombre ingresó por un cuadro febril y presentaba múltiples patologías graves, lo que "ha condicionado una evolución desfavorable del paciente".

El jefe de Vigilancia Epidemiológica de la Consejería cántabra, Luis Viloria, ha dicho a Efe que es un caso "aislado" producido por el consumo de algún alimento contaminado, pero que no guarda relación con el brote por la carne mechada de Andalucía.

El fallecido tenía un cuadro patológico "muy complejo", con enfermedades cardiovasculares, respiratorias y metabólicas, y que padecía diabetes, hipertensión y apnea del sueño.

El hombre ingresó el fin de semana en su hospital de referencia, el de Sierrallana de Torrelavega, y desde el lunes se conocía que la analítica había dado que tenía listeria.

La Consejería de Sanidad quiere tranquilizar a la población. "Es un caso esporádico que aparece de vez en cuando, hemos tenido la mala suerte de que haya evolucionado de forma fatal y se ha dado la coincidencia de un caso de éstos, que pasa de vez en cuando, con el tema de Andalucía", apunta el jefe de Vigilancia Epidemiológica.

Sanidad explica que la listeriosis es una enfermedad infecciosa cuya principal vía de transmisión es alimentaria, por contaminación de alimentos elaborados en los que se hubiera producido alguna alteración en la producción, como un inadecuado tratamiento térmico, un fallo en la cadena de frío, o defectos de envasado y/o transporte.

Añade que en la mayoría de los casos se trata de una infección leve y que con frecuencia "pasa desapercibida para la población sana".

Las formas más graves (sepsis y meningitis), afectan a pacientes pluripatológicos e inmunodeprimidos, lo que condiciona que en algunas ocasiones, en los últimos años, se haya registrado algún fallecimiento en pacientes con esta enfermedad.