ESPAÑA

La Junta Electoral veta que Vox participe en un debate a cinco

El órgano que regula la cita con las urnas deja a Junqueras tomar parte en conferencias desde prisión

Abascal saluda a los asistentes al acto de su partido en Valladolid, el lunes.
Abascal saluda a los asistentes al acto de su partido en Valladolid, el lunes.
La Junta Electoral veta que Vox participe en un debate a cinco

nnn  Finalmente, el debate entre los candidatos a la Moncloa no contará con Vox, porque la Junta Electoral Central suspendió la propuesta a cinco que hizo Atresmedia y este grupo de comunicación aceptó dejarlo en cuatro, los aspirantes de los cuatro principales partidos hasta ahora en el Congreso. La JEC descolocaba la agenda de campaña en la tarde de ayer cuando hizo pública su resolución, por la que suspendía el debate a cinco por ser "contrario al principio de proporcionalidad".
El órgano que regula el proceso electoral se ha regido por el artículo 66,2 de la Ley Electoral, que exige a los medios públicos y privados respetar los principios de pluralismo e igualdad. Y por eso resolvió así en respuesta a los tres recursos presentados por JxCat, PNV y Coalición Canaria, además de dar a Atresmedia la opción de presentar una alternativa.
No tardó en hacerlo. El grupo que integra La Sexta y Antena 3 optó  por dejar el debate en un formato a cuatro, con PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos. Y aprovechando la nueva coyuntura, RTVE recordó que mantiene su invitación para el debate "a cuatro" sin Vox en la cadena pública.

censura separatista
Los líderes de los cuatro grandes partidos ya avanzaron que aceptan la nueva propuesta, mientras, el perjudicado por la resolución, Santiago Abascal, no escondió su malestar por salir del debate. Criticó "la censura separatista" de la Junta Electoral Central, que ha permitido que un político preso como Oriol Junqueras, que está acusado del "peor delito que puede cometer un representante público -en referencia a un golpe de estado-, tiene derecho a participar en un debate electoral", mientras que a Vox no se lo permite."Se ha demostrado que en España mandan los separatistas", dijo el líder de Vox, quien criticó el "trato injusto" dado a su partido y consideró que hay muchos "interesados" en que no se le escuche.
"Ahora ya sabemos quien manda en España, aunque ya lo sabíamos", señaló Abascal, quien confirmó que "siguen mandando los que mandaban hasta ahora, los separatistas y los enemigos de España" que según dijo "acuden a la Junta Electoral Central para que Vox no pueda participar en el debate de candidatos".
La suspensión del debate no fue la única decisión de calado de las juntas electorales en esta quinta jornada de campaña. La propia JEC dictó otra resolución en la que autoriza al cabeza de lista de ERC, Oriol Junqueras, que se encuentra en prisión preventiva, a participar por vía telemática en el ciclo de conferencias de prensa organizado para el día 19 por la Agencia Catalana de Noticias (ACN). Además, la Junta Provincial de Barcelona autorizó al también candidato de ERC Gabriel Rufián a celebrar un acto de campaña en la cárcel de Llenoders, donde estuvieron presos durante meses la mayoría de los exconsellers juzgados por rebelión en el Tribunal Supremo.

denuncia por rentería
En la quinta jornada de campaña siguieron por otro lado los coletazos de episodios anteriores como los incidentes de Rentería. Ciudadanos anunció que presentará hoy una denuncia ante la Fiscalía por los altercados del domingo en la citada localidad guipuzcoana, cuando cientos de vecinos y manifestantes trataron de boicotear el mitin de Albert Rivera.
Y coletazos siguen teniendo las palabras de ayer de Juan José Cortés, cabeza de lista del PP por Huelva, quien acusó a Pedro Sánchez de "sentarse a la mesa con asesinos, criminales, violadores y pederastas". El presidente del Gobierno ha obviado a Cortés pero en su mitin de Ourense ha apelado a la moderación frente al insulto y la crispación, mientras su partido, el PSOE, exigía desde Twitter a Pablo Casado unas disculpas por las "repugnantes acusaciones" de su candidato onubense. Casado, por su parte, arropó a Cortés y subrayó que el PP "no va a tolerar" que se derogue la prisión permanente revisable. n