El acuerdo entre el Gobierno y los agentes sociales endurece el acceso a la jubilación anticipada de los 61 a los 63 años

Para jubilarse a los 65 con el 100% habrá que cotizar 38 años y medio

Un grupo de jubilados, sentados en el banco de un parque, en Ourense. Foto: Miguel Ángel
El Gobierno, los sindicatos y la patronal firmarán el próximo miércoles el pacto social que incluye la reforma de las pensiones, que fija que los trabajadores podrán jubilarse a los 65 años y cobrar el cien por cien de la pensión si han cotizado 38,5 años, frente a los 35 que se precisan en la actualidad. Además, se retrasa la edad de jubilación a los 67 años, dos más que ahora, que deberán ir acompañados de una carrera de cotización de 37 años para poder cobrar el 100% de la pensión.
Estas son las dos principales medidas del principio de acuerdo que alcanzaron ayer el Gobierno y los agentes sociales, y que hoy está previsto que sean aprobados en el Consejo de Ministros con el formato de anteproyecto de ley. En el principio de acuerdo también se mantiene la jubilación anticipada, pero se endurece su acceso, ya que será a los 63 años y no a los 61 como ahora. Además, por cada año que se adelante la salida del mercado laboral se aplicará un coeficiente reductor, que actualmente es del 8% por año. Respecto al cómputo de la vida laboral -los años que se tienen en cuenta para calcular la cuantía de la pensión- se pasa de los últimos 15 a 25; mientras que se mantienen en 15 los que se exigen para tener derecho a la pensión contributiva.

Otras novedades
Otras novedades que contempla el principio de acuerdo es que se sumen a los años cotizados los períodos de formación de los becarios (con un máximo de dos), así como el tiempo no cotizado y dedicado por madres y padres al cuidado de sus hijos, que supondrá nueve meses de cotización por hijo, con un tope de dos años.
En cuanto a los trabajos tóxicos, penosos, insalubres o peligrosos, el principio de acuerdo contemplaría coeficientes reductores de la edad de jubilación cuando no sea posible cambiar las condiciones del puesto de trabajo, mediante la sobrecotización de las empresas.
Por otro lado, el acuerdo contempla que para garantizar la proporcionalidad entre las contribuciones y las prestaciones esperadas se realice desde 2027, horizonte de entrada en vigor de la reforma, una revisión cada cinco años de los parámetros fundamentales. Estas revisiones responderán a las diferencias entre la evolución de la esperanza de vida a los 67 años en el año en que se efectúe la revisión y la de 67 años en 2027.
Para llegar al principio de acuerdo resultó fundamental el encuentro que mantuvo en la noche del miércoles al jueves el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con los líderes de las centrales sindicales CC.OO. y de UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente, al que no acudió representación de la patronal. No obstante, la CEOE participó en todas las negociaciones y pactó el comunicado que, sobre el principio de acuerdo, emitió ayer por la mañana el Ministerio de Trabajo y en el que se indicaba que todavía quedaban asuntos por cerrar.
Sobre este punto, CC.OO. emitió posteriormente un comunicado en el que precisaba que solamente se podría hablar de acuerdo definitivo cuando se cerraran dichos capítulos. Con este cometido, se reunieron a partir de las cinco y media de la tarde en la sede del Ministerio de Trabajo los técnicos del Gobierno y de los agentes sociales. Anoche seguían encerrados y no había prevista ninguna hora para la finalización de los trabajos, ni para la difusión de una nueva nota informativa.
Antes de que las partes presentes en la negociación comunicasen ayer el resultado de las conversaciones, Zapatero mantuvo una conversación telefónica con el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, para comunicarle los términos del compromiso político que había alcanzado el Ejecutivo con los representantes de los agentes sociales.

La rúbrica del acuerdo, prevista para el 2 de febrero

El Gobierno, la patronal y los sindicatos prevén firmar el acuerdo social, cuyos flecos se últimaban ayer y que incluye la reforma de las pensiones, el 2 de febrero, informaron fuentes de la negociación, que fueron muy cautas a la espera de que el principio de acuerdo se concrete, aunque expresearon su confianza en que así ocurra, tal y como hizo el secretario de Ideas y Programa de la Ejecutiva del PSOE, Jesús Caldera, quien espera también 'un amplio acuerdo' parlamentario para su aprobación definitiva 'lo más tardar en junio'. De confirmarse el principio de acuerdo de ayer, la previsión es que, a más tardar, el 1 de febrero, los órganos de dirección de los sindicatos y de la patronal se reunieran por separado para dar el visto bueno al acuerdo y ratificarlo.

Te puede interesar