España

Gámez no quiere "ser la única" en dirigir a la Guardia Civil

España

España

Gámez no quiere "ser la única" en dirigir a la Guardia Civil

La nueva directora general de la Guardia Civil, María Gámez.
photo_cameraLa nueva directora general de la Guardia Civil, María Gámez.
La nueva directora general del Cuerpo coordinó como subdelegada en Málaga el rescate de Julen

n n n La primera mujer que dirigirá la Guardia Civil, María Gámez, que presume de ser hija de un farero, ocupó durante doce años diversos cargos con el PSOE hasta que dejó la política en 2016 y fue recuperada dos años más tarde por Pedro Sánchez para ser subdelegada del Gobierno central en Málaga, puesto en el que ha conocido de primera mano la labor del Instituto Armado. 
Licenciada en Derecho por la Universidad malagueña y funcionaria del cuerpo superior de administradores generales de la Junta de Andalucía, de 50 años, casada y con tres hijos, ahora le toca ser directora general de la Guardia Civil, mandar un cuerpo con 175 años de historia, con el que ha tenido estrecho contacto como  subdelegada del Ejecutivo en Málaga. Tras su nombramiento como primera mujer al mando de este cuerpo, aseguraba ayer  que "no es lo más importante ser la primera, quizás lo más importante es no ser la única o la última", y destaca su "enorme orgullo" por ser pionera en este puesto.
En declaraciones a los periodistas, manifestaba que "este Gobierno, que es claramente feminista, lo tiene muy claro: los pasos tienen que ser adelante para afianzar y que se queden" y desea "que vengan muchas más a muchos lugares más".
Gámez, visiblemente contenta tras su nombramiento, califica de "tremendo honor representar a una institución que tiene un enorme prestigio y que es una de las más valoradas por los ciudadanos", lo que le llena de responsabilidad, y se dirige a los guardias civiles para decirles que está "a su lado".
Preguntada si defenderá la presencia de la Guardia Civil en todo el territorio nacional, explicaba que desde hoy, cuando se haga oficial su nombramiento con la publicación en el Boletín Oficial del Estado, empezará a trazar el camino de lo que hará, pero precisa que "primero hay que respetar la institución como es" y ver todo lo que se puede mejorar.
Después de la felicitación del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la confianza de todo el Consejo de Ministros, señala sentirse "un poco abrumada" además de agradecida y añade que tratará de responder a las inquietudes y necesidades de los agentes "y de todo el país para darle la seguridad que, a través de la Guardia Civil, hay que prestarle".
Ha recibido ya felicitaciones desde este cuerpo de seguridad y está "contenta de que el reconocimiento sea bueno, es buen inicio y buena partida", pero cree que "hay que hacer camino día a día" y que esa actitud se la tiene que ganar de forma continua. Intuye que habrá podido tener que influir su trabajo en el último período como subdelegada del Gobierno en Málaga en el nombramiento y anuncia que trabajará "con la misma forma de ser, con las mismas capacidades que pueda tener".

el pozo de totalán
En relación con el amplio dispositivo de rescate de Julen, el niño de 2 años que murió tras caer a un pozo en Totalán (Málaga) hace un año, en cuya coordinación participó, recuerda que "aquello fue un curso acelerado; otras personas en distintos puestos de responsabilidad quizás hayan tenido que hacer simulacros", pero ella y el resto de intervinientes se tuvieron que enfrentar "a una situación excepcional".
Comenta que muchas instituciones y colectivos trabajaron en ello, "especialmente la Guardia Civil", y admite que el suceso le marcó y le ha dado "una visión muy cercana, durante muchos días y horas, de cómo son, de sus capacidades y su valía".n