Atlántico

ESPAÑA

Una funeraria lucense coordina el proceso de exhumar a Franco

Un juzgado de Madrid frena el "intento desesperado" de la Fundación Franco contra la operación
Vista del cementerio de Mingorrubio en Madrid donde el dictador español será enterrado.
Vista del cementerio de Mingorrubio en Madrid donde el dictador español será enterrado.
Una funeraria lucense coordina el proceso de exhumar a Franco

Los propietarios de la funeraria Alba, con sede en Becerreá (Lugo), serán los encargados de coordinar mañana, día 24 de octubre, los trabajados de exhumación de los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos. Así lo confirmó el responsable del tanatorio de Becerreá, Cristian Sepúlveda, quien informó de que es el propietario de la empresa, Asdrúbal Humberto Sepúlveda, quien dirige ya en Madrid el operativo.
Según explicó, este especialista se trasladó junto a otras cinco personas desde Galicia a la capital estatal, donde ultiman los preparativos de la exhumación junto a los trabajadores que esta empresa tiene en sus instalaciones de Madrid.
Así, unas 20 personas conforman el dispositivo que participará en el proceso de exhumación de los restos del dictador, para el que el Gobierno contrató a la empresa Iberfunerarias, propiedad también de Sepúlveda pero ubicada en Madrid.
En concreto, además de en Madrid y Becerreá, la empresa funeraria Alba cuenta con instalaciones en los municipios lucenses de O Corgo, Triacastela y As Nogais.
Todo en una jornada que volvió a dejar novedades sobre el proceso de exhumación. Un juzgado de Madrid rechazó la petición de la Fundación Francisco Franco de adoptar una "medida cautelarísima" para suspender la licencia municipal de obra que permitirá la exhumación del dictador, un paso en el que el juez advierte "un intento desesperado" de paralizar el proyecto.
El titular del Juzgado de lo contencioso-administrativo número 13 de la capital, Daniel Sancho, desestima en un auto la solicitud de la Fundación, recuerda que es la tercera vez que la presenta y añade que el escrito registrado, de 44 folios, "poco o nada nuevo aporta sobre lo ya decidido".

el supremo manda
Según el juez, dejando al margen de toda consideración la exhumación de Francisco Franco, una cuestión que corresponde enjuiciar al Tribunal Supremo y ya lo hecho, recuerda, al juzgado de lo contencioso-administrativo le corresponde decidir sobre las obras de levantamiento de la lápida y la reposición posterior con materiales similares a los originales.
En ese contexto, afirma que "nada absolutamente" permite adoptar una medida cautelarísima de suspensión de la licencia del Ayuntamiento de san Lorenzo de El Escorial, aunque se trate de un edificio catalogado o se considere una obra mayor, como señala la Fundación.
A su juicio, ello no impide resolver en su momento sobre la legalidad de la autorización administrativa, ya que "siempre se puede restaurar y reponer las obras en su estado anterior"
"Más bien parece que la pretensión de los recurrentes resulta ser un intento desesperado de paralizar la exhumación" añade el juez, quien se remite además a los argumentos de la Fundación, que reclamaba respeto a "la intimidad del fallecido y de su familia" y "necesidad de restaurar el sagrado reposo eterno que se vería vulnerado si se accede a ejecutar las obras manifiestamente ilegales".
Paralelamente, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, calificó de "victoria para la democracia" la exhumación. En un acto público en Huelva, Sánchez negó que la exhumación de Franco sea "un acto electoralista".