España

La desescalada se generaliza con el pase de Madrid y Barcelona a la fase 1

España

españa

La desescalada se generaliza con el pase de Madrid y Barcelona a la fase 1

Un camarero sirve a una mujer en la terraza de un bar de playa en la Comunidad Valenciana.
photo_cameraUn camarero sirve a una mujer en la terraza de un bar de playa en la Comunidad Valenciana.
El Ministerio de Sanidad valida que unos 22 millones de españoles (el 47%) de 15 autonomías avancen el lunes a la fase 2

La desescalada se generaliza con el pase a la fase 1 de Madrid, Barcelona y la totalidad de Castilla y León y con media España avanzando a la fase 2, mientras la crisis sanitaria, cuyos datos de muertes y contagios se mantienen en la línea “moderada” del resto de la semana, sigue envuelta en el torbellino político por el pacto del PSOE con Bildu para derogar la reforma laboral. Salvo la Comunidad Valenciana y parte de Castilla-La Mancha -que no pidieron pasar- y las provincias andaluzas de Málaga y Granada -que se incorporaron más tarde-, 15 autonomías se preparan para estrenar la fase 2, en la que ya no habrá franjas horarias para salir, como tampoco las habrá en poblaciones de hasta 10.000 habitantes que sigan en fase 1.
La desescalada se generaliza en medio del “optimismo” sobre la evolución de la epidemia, que ayer registró unas cifras muy similares a las de toda la semana con los fallecimientos por debajo del centenar por quinto día consecutivo (58) y los nuevos contagios ligeramente por encima de los 400, pese a la reestructuración continua de los datos, como los de Cataluña, cuyos desajustes en las notificaciones de los últimos dos días preocupan en el Ministerio de Sanidad.
Ese “optimismo”, no exento de cautela, se recoge en frase pronunciada por el coordinador del Centro de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón: “Si mantenemos las medidas de precaución y de control de la transmisión que todos conocemos y tenemos cuidado en la vuelta a las actividades que van permitiéndonos el paso a las diferentes fases, podemos estar muy cerca de tener el virus realmente en niveles prácticamente indetectables”.

Madrid y Barcelona
Pese a todo, las autoridades sanitarias van a estar a partir de ahora muy pendientes de los efectos de la eliminación de restricciones, por entrar en la fase 1, en las dos grandes áreas metropolitanas del país, Madrid y Barcelona, donde vive algo más del 15 por ciento de la población y que se han convertido, por ese orden, en los dos territorios más azotados por la epidemia. La Comunidad de Madrid llega por fin a la fase 1, tras solicitarlo por tercera vez y convertir las anteriores negativas del Gobierno en motivo de agravio vinculado a razones políticas, pese a la insistencia de Sanidad de que no cumplía los requisitos técnicos, como sostenía su propia directora general de Salud Pública, que dimitió tras formalizarse la primera petición hace dos semanas A la espera de que se publiquen los informes técnicos, Sanidad reclamaba a la comunidad madrileña una capacidad suficiente de diagnóstico, un plan de rastreo y el refuerzo de la sanidad primaria que tiene que llevar a cabo estas prácticas, lo que se recoge en el escrito ampliado remitido esta misma semana.
Cataluña siguió un plan más cauteloso con Barcelona y su área metropolitana, que han sido las últimas regiones sanitarias propuestas por la Generalitat para iniciar el lunes la desescalada en un proceso escalonado, que comenzó hace 15 días en las comarcas pirenaicas y las de Tarragona, que ahora pasan a fase 2, y siguió el lunes con las de Girona, Lleida y Cataluña Central.
A la fase 1 accede también la totalidad de Castilla y León, incluidas sus nueve capitales de provincia, que pasa a ser en adelante la unidad territorial, en lugar del área sanitaria como hasta ahora. Se mantienen una semana más en esta fase inicial Málaga, Granada, Toledo, Ciudad Teal y Albacete, que accedieron más tarde que el resto de provincias andaluzas y castellanomanchegas.
Igualmente permanecerá en esa fase la Comunidad Valenciana, como ha solicitado la Generalitat tras detectar un ligero aumento de los contagios. En total, 25 millones de personas (53%) estrenarán o seguirán en la fase 1, la que permite reuniones de hasta 10 personas, tomar algo en una terraza o comprar en un establecimiento sin cita previa.

En la fase 2
Los otros 22 millones de habitantes (el 47 %) de 15 autonomías avanzarán a la fase 2 y podrán ya, con menores restricciones de aforo pero siempre con las distancias  pertinentes, entrar en un bar, comer en un restaurante, hacer deporte a cualquier hora, bañarse en una piscina o en la playa, ir a una exposición, al cine o al teatro, eso sí con un límite de 50 localidades si es en un lugar cerrado y de 400 al aire libre, o hacer senderismo en grupos de hasta 20 personas.
El ministro de Sanidad, que ha anunciado que a partir del lunes se harán públicos todos los informes del paso a la fase 1 de las distintas comunidades, subrayó que lo habitual será esperar, antes del cambio de fase, a que se cumpla el plazo mínimo de 14 días ante la presumible petición de Madrid la próxima semana de plantear un avance, como ya insinuó.  

Simón advierte a Cataluña por la "incongruencia" de sus datos

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, se mostró sorprendido por los problemas e incongruencias en los datos ofrecidos por Cataluña en relación a la evolución de la epidemia tanto el jueves como ayer, y advirtió de que estarán muy pendientes porque "no es baladí que no se pueda saber que está pasando realmente ahora mismo" allí.
"El problema de ayer y el de hoy -por el jueves y el viernes- nos ha sorprendido también a nosotros. Estamos intentado entender el problema que ha habido con sus datos, y tanto la autoridad de Salud Pública de Cataluña como el Ministerio de Sanidad vamos a tener que estar muy pendientes de lo que sucede porque no es baladí que no podamos saber que está realmente pasando ahora mismo en Cataluña", aseveró durante la rueda de prensa en el Palacio de La Moncloa.
Al hilo, Simón añadió que les consta que el problema con los datos ofrecidos por Cataluña están "asociados a una zona concreta" y por lo tanto el problema no es general de toda la comunidad autónoma. "Pero nos preocupa que pudiera pasar en otras" zonas, añadió.
Cataluña no pudo notificar el jueves las cifras de fallecidos y ayer notificó más fallecidos de días previos pendientes de asignación de fecha de defunción. En este sentido, Simón asoció el recuento fallecidos por covid-19, que aumentó en 688 muertos del jueves al viernes a pesar de que el dato de nuevas víctimas oficial de las últimas 24 horas es de 53, a los nuevos casos notificados por Cataluña. n