DEBATE ELECTORAL

Casado y Rivera exigen a Sánchez que diga si indultará a líderes del "procés"

Los líderes del PP, Pablo Casado, y Ciudadanos, Albert Rivera, han exigido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez que diga públicamente si piensa indultar a los dirigentes independentistas responsables del "procés" si son condenados.

Casado y Rivera exigen a Sánchez que diga si indultará a líderes del "procés"



Sánchez les ha respondido insistiendo en que respeten la separación de poderes y dejen trabajar al Tribunal Supremo, que está en plena celebración del juicio por el "procés", y se ha remitido a unas palabras de Felipe González para señalar que "no puede haber ni indulto ni negación preventiva de un indulto antes de una sentencia firme".

Casado y Rivera han dedicado buena parte del bloque sobre política territorial a reclamar a Sánchez que respondiese a esta cuestión y a dar por hecho, en cualquier caso, que el presidente va a indultar a los independentistas porque es algo que "ya ha pactado", según ha dicho el líder del PP.

Y como Casado, Rivera ha considerado que Sánchez ha acordado "indultos a cambio de escaños", pues sabe que "necesita a los separatistas".

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha criticado por su parte a los dos dirigentes de centroderecha por insistir en su pregunta.

"Es como si el señor Marchena (presidente de la sala de lo Penal que juzga el caso) estuviera en un juicio farsa", ha lamentado Iglesias, quien ha pedido esperar "a ver qué pasa" antes de hablar de posibles indultos.

Durante este bloque, Sánchez también ha censurado a Casado por acusarle en campaña de preferir las "manos manchadas de sangre", en alusión a los acuerdos con Bildu.

Y ha preguntado al líder del PP "de qué color tiene manchadas las manos" si se tiene en cuenta que su partido ha votado junto a Bildu hasta 127 iniciativas legislativas en el Parlamento Vasco.

Ya al inicio de este capítulo, los candidatos de PP y Ciudadanos han acusado a Sánchez de haber puesto en riesgo la unidad de España con tal de mantenerse en el poder, mientras que Iglesias les ha advertido de que la convivencia no se puede recuperar con agresividad.

El presidente del Gobierno ha insistido en que el PSOE defiende un país "en el que caben todos", ha dicho sentirse orgulloso de la diversidad y ha animado a sus rivales a trabajar juntos "para unir España en la diversidad".

Y a las acusaciones de sus adversarios de la derecha, Sánchez ha respondido que "no va a haber ni referéndum de independencia ni independencia, ni se permitirá la quiebra de la Constitución".

Casado se ha centrado sobre todo en advertir del riesgo en el que se encuentra España por culpa del Gobierno de Sánchez y su pacto con los separatistas y ha vuelto a prometer que si gobierna, entre otras cosas, aplicará la Constitución en Cataluña, el Estado recuperará la gestión de las cárceles -están transferidas a la Generalitat catalana- y los partidos independentistas "no recibirán ni un euro".

Rivera, quien ha contado que se le saltaron "las lágrimas" cuando se declaró -ha dicho- "la independencia" en Cataluña, ha sacado una foto en la que aparece Sánchez con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, para reprocharle que se haya sentado con él para mantenerse en la Moncloa.

"A mi me duele España y que se rompa Cataluña", ha subrayado Rivera, quien ha reprochado a Sánchez que reciba y pacte con alguien "totalitario" que como Torra llama a los españoles "bestias taradas".

También Iglesias ha afirmado "que le duele España", pero por otros motivos: la precariedad y los bajos salarios. A su juicio, lo importante es poner el énfasis en lo que une a los ciudadanos "que tienen sentimientos diferentes" y reconocer la realidad del país.

"Claro que España es plurinacional y la convivencia no se puede recuperar con agresividad", ha avisado a los otros candidatos.