CONSTITUCIÓN DEL CONGRESO Y EL SENADO

Bronca en el Congreso por las distintas formas de acatar la Constitución

La XIII Legislatura ha tenido un arranque bronco en el Congreso, donde su nueva presidenta, Meritxell Batet, ha tenido que pedir silencio incluso antes de iniciar el llamamiento a los diputados para que acataran la Constitución.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (i), saluda al diputado electo en prisión preventiva de ERC Oriol Junqueras
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (i), saluda al diputado electo en prisión preventiva de ERC Oriol Junqueras
Bronca en el Congreso por las distintas formas de acatar la Constitución

Una vez han empezado a jurar o prometer sus cargos, cada uno con la opción que ha elegido, miembros de Vox, a los que después se han sumado algunos del PP, han dado golpes en sus escaños para evitar que se escucharan las palabras de los independentistas y también han protestado desde Ciudadanos.

Nada más sentarse en la Presidencia y dar la "bienvenida" a todas sus señorías, Batet anunció que iba a proceder a dirigir los llamamientos, con una velada advertencia: "Estoy segura de que todos ustedes harán un uso pertinente, adecuado y ajustado a Derecho ya la jurisprudencia del Tribunal Constitucional, de modo que no sea necesaria la intervención de esta Presidencia".

Su primer comentario ya desató algunos rumores, lo que llevó a Batet a pedir "silencio" por primera vez desde su nueva responsabilidad. Los primeros en acatar la Carta Magna han sido los miembros de la Mesa y tras Batet, que ha prometido, lo hizo la vicepresidenta primera, Gloria Elizo, de Podemos, "por la democracia y los derechos sociales".

POR ESPAÑA Y NUEVOS TIEMPOS REPUBLICANOS

El revuelo volvió cuando el secretario primero, Gerardo Pisarello, de En Comú, ha prometido añadiendo, en catalán, la coletilla "por unos nuevos tiempos republicanos".

Las `innovaciones` continuaron cuando ha llegado el turno de los diputados que no forman parte de la Mesa, empezando por el líder de Vox, Santiago Abascal, quien juró "por España".

Después se escucharon promesas en euskera como la de la diputada de Bildu, Mertxe Aizpurua, y el del PNV Joseba Agirretxea, quien ha añadido el "por imperativo legal" que utilizaron por primera vez en los años 80 del siglo pasado los parlamentarios de Herri Batasuna y que fue avalado por el Constitucional.

"Prometo por imperativo legal y con lealtad al mandato democrático del 1 de octubre y al pueblo de Cataluña", dijo, por su parte, Jaume Alonso-Cuevillas, abogado de Carles Puigdemont, que ya provocó los primeros golpes en los escaños de Vox y algunos `populares`.

Los diputados de Junts per Catalunya, incluyendo sus tres presos, prometieron por imperativo legal "con lealtad" al mandato del referéndum del 1 de octubre de 2017, y en algún caso pidiendo también la libertad de los presos.

Oriol Junqueras, de ERC, prometió "desde el compromiso republicano, como preso político y por imperativo legal", mientras que el portavoz de ERCX, Gabriel Rufián, acató la Constitución "por la libertad de los presos y exiliados políticos, por la República Catalana".

"POR TODO EL PLANETA"

Por la república también prometió Alberto Garzón, de IU, y también se han escuchado apelaciones al territorio: por Canarias, dijo Meri Pita, de Unidos Podemos; por Galicia, se sumó la `popular` Tristana Moraleja, e incluso el ecologista Juantxo López de Uralde fue más lejos prometiendo "por todo el planeta".

Los acatamientos de diputados independentistas fueron recibidos con sonoras protestas del PP y, sobre todo, de Vox, cuyos diputados no dudaban en aporrear los escaños para hacer ruido e intentar tapar la grabación de las intervenciones de los separatistas.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se puso en pie quejándose de la situación y pidiendo la palabra por una cuestión de orden. "No vamos a interrumpir el proceso de acatamiento de la Constitución", le frenó Batet.

PROTESTA FORMAL DE RIVERA 

Terminada la ceremonia de acatamientos, Batet ya permitió que hablara Rivera, quien pidió amparo al considerar que las apelaciones a presos políticos exigen que la Presidencia del Congreso intervenga: "Esta cámara merece que usted nos defienda y a todos los españoles --ha instado--. Le pido que actúe".

Pedro Batet replicó que "todas las fórmulas han sido respetuosas" con el Reglamento y con la jurisprudencia del Tribunal Constitucional que en una sentencia de 1990 ya dejó claro que los añadidos no alteran lo principal, que es el acatamiento de la Constitución.

"No se ha mermado la esencia del acatamiento, que es el compromiso de respeto a la Constitución y esta Presidencia será ejercida para que en todo momento haya respeto a la Constitución, respeto a la ley y respeto al otro", zanjó.