La nave cubría la ruta Madrid-Las Palmas

Un avión de Spanair aterriza de emergencia en Sevilla tras el fallo de un motor

Los pasajeros del avión de la compañía aérea Spanair que realizaba la ruta Madrid-Gran Canaria que aterrizó de emergencia esta madrugada sobre las 02.00 horas en el aeropuerto de Sevilla aseguran que 'se registraron al menos dos explosiones y el motor echaba humo'. 'Una pasajera fue la que alertó a la tripulación'.
Así lo informó uno de los pasajeros en declaraciones al programa El Correíllo, de Canarias Ahora Radio, tras aterrizar en el aeropuerto de Gando, en Gran Canaria, 'casi doce horas más tarde de lo previsto.

Fuentes de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) explicaron a Europa Press que el aterrizaje en Sevilla se debió a problemas en el avión, en el que viajaban 185 viajeros.

Según indicaron las mismas fuentes, el aeropuerto de Sevilla estableció una alerta local 'por si había que hacer algo', sin embargo 'el aterrizaje se produjo con normalidad y el desembarque de los viajeros también'.

Por último, apuntaron que los 185 viajeros pasaron la noche en la terminal hispalense, donde AENA les suministró bebidas como agua, zumo y batidos, hasta que alrededor de las 09.00 horas embarcaron en otro vuelo en dirección al aeropuerto de Gran Canaria, a donde llegaron durante la mañana.

Numerosos familiares les esperaron desde primera hora de la mañana en las instalaciones del aeródromo, donde se vivieron escenas de tensión hasta que los pasajeros llegaron a tierra.

La pasajera consultada por Canarias Ahora manifestó que el pasaje comprende el fallo técnico porque 'puede pasarle a cualquier avión', pero criticó 'el trato recibido por Spanair una vez se aterrizó en Sevilla', donde, según ella, la compañía 'se olvidó' de los viajeros.

'El aeródromo de San Pablo cierra por la noche y lo único que nos dieron fue una botella de agua', añadió, al tiempo que incidió en que no fue la compañía aérea quién le facilitó el líquido, sino el propio aeropuerto.

Te puede interesar