España

Unos 50 inmigrantes entran en Melilla tras saltar la valla

España

España

Unos 50 inmigrantes entran en Melilla tras saltar la valla

Los sanitarios atendieron las heridas de los asaltantes debidas a su paso por la valla.
photo_cameraLos sanitarios atendieron las heridas de los asaltantes debidas a su paso por la valla.
Mäs de 250 personas participaron en la violenta acción, que produjo heridas a un guardia civil

nnn  La valla de Melilla sufrió la madrugada de ayer uno de los intentos de entrada más numerosos y violentos de los últimos meses, en el que participaron unos 260 inmigrantes subsaharianos, de los cuales alrededor de 50 consiguieron su propósito y dos fueron detenidos. Fuentes de la Delegación del Gobierno en Melilla han informado de que este salto se ha producido sobre las cinco de esta madrugada por la zona de Villa Pilar, cercana al centro de menores de la Purísima, una de las tres donde efectivos del Ejército fueron destinados la semana pasada para que colaboraran con la Guardia Civil en la vigilancia del perímetro por el estado de alarma.
Según la Delegación del Gobierno, ha sido "una entrada masiva y violenta" en la que los inmigrantes han superado a las fuerzas de seguridad marroquíes y han intentado acceder al vallado español, donde se desplegó un dispositivo compuesto por agentes de la Guardia Civil, Fuerzas Armadas y Policía Nacional, contra los que lanzaron piedras y utilizaron garfios, según el Ministerio del Interior. Un guardia civil sufrió lesiones durante el salto y cuatro inmigrantes tuvieron que ser trasladados al Hospital Comarcal con heridas de consideración, mientras la Cruz Roja también prestó asistencia sanitaria en la puerta del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) a quienes estaban heridos.
Los subsaharianos que saltaron la valla estuvieron toda la mañana esperando en la puerta del CETI, al que se les impidió acceder por el peligro que podría suponer su acceso para los más de 1.700 inmigrantes que hay acogidos en él, 200 de ellos menores de edad, más del doble de su capacidad máxima y una de las cifras más elevadas de los últimos años.

traslado a un campamento
A primera hora de la tarde, la Delegación del Gobierno en Melilla ha informado de que el medio centenar de inmigrantes subsaharianos que entraron no serán acogidos en el CETI, sino trasladados a "una zona acondicionada y acotada" de la ciudad donde hay un campamento con unas 300 personas sin hogar. Allí, según la Delegación, "se les realizará el control sanitario pertinente" y, aunque no ha concretado más detalles, fuentes policiales indicaron a Efe que la intención es instalar más carpas modulares en las inmediaciones del Complejo V Pino, a pesar de que en un primer momento se había decidido llevarlos al pabellón Lázaro Fernández. 
Se cumple así una de las exigencias del PP, que tras el salto a la valla había pedido que los inmigrantes que habían logrado acceder a la ciudad fueran aislados por la crisis sanitaria del coronavirus mientras se tramitaba su devolución a Marruecos aplicando el Acuerdo de Readmisión que tiene firmado con España, que permitiría entregar al país vecino a estos inmigrantes "con todas las garantías legales y asistencia jurídica" en un plazo no superior a 10 días.
La delegación melillense del Sindicato Unificado de Policía preguntó en su perfil de Twitter que, tras el salto a la valla de los subsaharianos, "hoy se presiona a los agentes de la Policía Nacional para iniciar trámites de expulsión", y se ha preguntado "adónde los van a expulsar", ya que las fronteras están cerradas.
La Asociación Pro Guardia Civil también se ha referido en Twitter a la aplicación del Acuerdo de Readmisión y dijo que "evitaría lesiones, permitiría que los inmigrantes tuviesen médico, abogado y petición de asilo y podrían ser puestos en la frontera en 10 días".
El salto a la valla de ayer se produce en un momento en el que las entradas a Melilla están muy restringidas, ya que los pasos fronterizos terrestres con Marruecos están cerrados desde el 13 de marzo, y el puerto y el aeropuerto llevan desde el 17 de marzo cerrados a los vuelos y buques de pasaje por una orden del Ministerio de Transportes por la situación del coronavirus. n

Comentarios