ESCAPARATE

De Tokio al siglo de vida


La Semana Santa ya está en marcha con un tiempo más propio del verano que de la Pascua, cielo despejado y hasta 26 grados en los mejores momentos.

Con el rey en Tokio.
Con el rey en Tokio.
De Tokio al siglo de vida

Pero no se preocupen, no durará mucho, aunque sí al menos unos días para poder alcanzar máximas de junio en pleno abril… sin lluvias por el momento. Ayer, día por completo vacacional, con llenos en las Cíes, las playas con bañistas y paseantes y ya sólo faltaban las banderas azules y los asistencias para componer una estampa propia de julio.

Con el rey en Tokio.

Con el rey en Tokio.
Mientas tanto, una empresa de Vigo, Selmark, ha estado presente en una reunión del Comité Bilateral Hispano-Japonés de Cooperación Empresarial en Tokio, que contó con la presencia de los Reyes Felipe y Letizia, con quienes los responsables de la compañía se fotografiaron orgullosos, como se puede observar... al menos con el rey. La firma de lencería fue de las 13 pymes seleccionadas por la Cámara de España para viajar a Japón y participar en los actos empresariales. Allí estuvo la marca viguesa, haciendo patria y luciéndose al lado de las grandes marcas. Selmark opera desde Vigo para más de cuarenta países de todo el mundo. Hoy en día la firma lanza al mercado cuatro colecciones por campaña y fabrica más de dos millones de prendas al año en una gama completa de lencería femenina, para novias y baño. Pues eso, haciendo viguismo.


Centenario.

20170408192406914
Contaba Atlántico hace unos días que los gallegos -y más las gallegas- están entre los  más longevos del mundo. Y todavía algo más las ourensanas, que están a la cabeza. En Vigo, en lo que va de siglo la esperanza de vida aumentó en tres años de media, que está muy bien. Vamos, que llegar a centenario ya no resulta misión imposible. Y aquí traemos la última en subirse a la lista. Se trata de Dora Fernández Castro, viguesa de pro y celtista de corazón, que celebró el siglo con su numerosa familia en Vigo. "Aínda son nova", dijo al soplar las velas. Ánimo no le falta.