Economía

Wal Street, más atento al virus que a las elecciones en EEUU

Economía

Economía

Wal Street, más atento al virus que a las elecciones en EEUU

Una persona con mascarilla y paraguas pasa frente al edificio de la bolsa de Wall Street de Nueva York.
photo_camera Una persona con mascarilla y paraguas pasa frente al edificio de la bolsa de Wall Street de Nueva York.
El mercado neoyorquino sufre una semana negra provocada por los anuncios de confinamiento
n n n A cuatro días de unas elecciones en las que el candidato demócrata Joe Biden gana en las encuestas al actual mandatario, Donald Trump, que se atribuye la buena marcha de Wall Street los últimos cuatro años, los mercados parecen más inquietos por la segunda ola de covid-19 que por el ganador en las urnas, según analistas y expertos.
Precisamente Wall Street, en una semana negra, sufrió unas ventas masivas el pasado miércoles, cuando el aumento récord de casos de covid-19 en varios países europeos llevó a sus autoridades a decretar confinamientos, como es el caso de Francia y Alemania, generando un gran temor a que vuelvan a aplicarse restricciones de movilidad severas en Estados Unidos que interrumpan la recuperación económica.
En buena parte, la decisión sobre cómo reaccionará EEUU a esta nueva ola que venían anticipando desde hace meses los científicos y que afecta más duramente a los estados del medio oeste, está vinculada al resultado de las elecciones presidenciales del próximo martes, y por eso los mercados ya están operando con nerviosismo.
"Pensamos que un Trump o un Biden ganador, combinado con un Congreso dividido, tendría pocos resultados en cuanto a grandes cambios de política económica, aparte, quizás, de un paquete legislativo contra la covid-19 más limitado", explicaron en un informe los analistas de Wells Fargo, que tienen una perspectiva diferente si hay una "marea azul" y los demócratas arrasan. En ese sentido, señalan que si Biden y los demócratas "barren" es más probable un cambio en la política fiscal porque llegaría "el fin del discurso obstruccionista en el Senado", dando paso a unos mayores impuestos a los ricos y las empresas, así como más gasto en sanidad pública, energías limpias o infraestructuras. 
"Los demócratas podrían ser más generosos con el estímulo fiscal que los republicanos y eso significa un crecimiento económico más fuerte, al menos el año que viene", explica Mike Wilson, jefe de inversiones de Morgan Stanley.n

Comentarios