Atlántico

ECONOMÍA

Vulcano inicia el ERE de extinción y deja más de 1.000 empleos en el aire

El administrador concursal presentó en el Juzgado Mercantil el ERE de extinción para los más de 70 trabajadores, que podrían estar despedidos en un mes. El cierre del astillero vigués arrastraría a un millar de empleados de la industria auxiliar. La plantilla inicia  contactos con las instituciones y fuerzas vivas de Vigo para tratar de salvar a Vulcano y encontrar un inversor. Urgen a la Xunta a actuar para "no dejarlo morir"
Las instalaciones de Vulcano están completamente paralizadas y sin actividad. Arriba los representantes de los trabajadores urgen soluciones.
Las instalaciones de Vulcano están completamente paralizadas y sin actividad. Arriba los representantes de los trabajadores urgen soluciones.
Vulcano inicia el ERE de extinción y deja más de 1.000 empleos en el aire

Factorías Vulcano se encamina a paso firme hacia el cierre tal y como dictan los pasos dados por el administrador concursal, que esta misma semana presentó ante el Juzgado de lo Mercantil número 3 en Vigo el ERE de extinción para la plantilla. Son algo más de 70 trabajadores directos y un millar de afectados con los de la industria auxiliar. Se abre ahora una plazo de un mes para negociar los despidos con el comité de empresa y si en este tiempo no se alcanza un acuerdo, habrá intervención judicial.

Los sindicatos consideran que éste "no es el mejor camino" para iniciar el proceso de liquidación porque "el mensaje que se está tratando de dar es que quieren aprovecharse de la situación con los empleados fuera de juego", indicaba ayer en rueda de prensa Rubén Pérez, responsable comarcal de la federación de industria de UGT. 

Los representantes de los  trabajadores sospechan de "una mano negra y de intereses especulativos" detrás de todo este proceso y urgen a la Xunta"que pase de las buenas palabras a los hechos". "Vamos a pelear por el mantenimiento de la unidad productiva de Vulcano y sus trabajadores", señala Celso Carnero, de CC OO.
Los sindicatos recuerdan que el naval "vive una etapa de crecimiento" que podría propiciar inversiones por parte de otro astillero o de alguna empresa auxiliar. "Es un buen momento, no nos creemos que no haya interés porque es el segundo mayor astillero de la Ría", recuerda César Rodríguez, de la CIG.

El cierre de Vulcano arrastraría a un millar de empleados que dependen de la factoría contando a la industria auxiliar. "Los trabajadores somos las víctimas de este proceso, llevamos 10 años soportando pérdida de derechos laborales y ahora estamos en una situación de desamparo", lamenta Nicolás Sangabriel, presidente del comité de empresa, que lanza un SOS.