La viguesa Fluidmecánica fabrica equipos para la Marina de Tailandia

El sector naval es su principal nicho de mercado, con maquinaria y tecnología para buques de todo tipo.
photo_camera El sector naval es su principal nicho de mercado, con maquinaria y tecnología para buques de todo tipo.
La empresa viguesa ata contratos para suministrar al mayor parque eólico marino flotante del mundo, en Escocia

La empresa viguesa Fluidmecánica, dedicada al diseño y fabricación de equipos para el sector naval, diversifica su negocio hacia la eólica marina, uno de los nichos de mercados con mejores perspectivas de trabajo para los próximos años. La compañía acaba de suministrar equipamiento para el proyecto Kincardine, considerado el mayor parque eólico marino flotante del mundo que está ubicado a 15 kilómetros mar adentro de la costa en Escocia. Fluidmecánica firmó un nuevo contrato para otros tres equipos de elevación, según informó a este diario.

 

 

En el sector naval, su fuerte, la empresa llevó a cabo durante este mes la puesta en marcha de equipamientos para un barco de la Marina de Tailandia, a la que ya sirvió en otras ocasiones. Se trata del molinete de anclas hidráulico, diseñado y fabricado en Vigo. 

La exportación, que representa entre un 60 y un 70% de la actividad de la compañía, le lleva en estos momentos a trabajar para Bangladesh, país al que está suministrando maquinaria para un total de 17 barcos remolcadores, y también tiene pedidos con astilleros de Francia, Turquía o Serbia, entre otros.

En el territorio nacional, la Armada Española es uno de sus clientes más potentes. El submarino ‘Issac Peral’, construido por Navantia para el Ministerio de Defensa, lleva tecnología viguesa de Fluidmecánica, que suministró distintos sistemas de control para el submarino S-80 Plus, como las unidades hidráulicas, conductos de salida de gases o los bloques para abrir y cerrar válvulas. Las fragatas F-110 de la Armada también llevan equipamiento vigués, en este caso cabrestantes eléctricos para aprovisionamiento en el mar. La primera de ellas, que construye Navantia Ferrol, destaca por su componente tecnológico y será una fragata ‘inteligente’ que irá dotada con un gemelo digital. 

 El Gobierno también confió en Fluidmecánica para el suministro a la patrullera Cóndor del Servicio de Vigilancia Aduanera. Construida por el astillero vigués Rodman, la embarcación lleva incorporadas varios equipos diseñados y fabricados por esta empresa.

Del mayor buque rompehielos del mundo a una estación polar

Los orígenes de Fluidmecánica se remontan al año 1977, cuando la empresa comenzó a responder a la demanda del sector naval. La empresa tiene sus instalaciones en Vigo, en la calle Coruña, desde donde se hizo un hueco cada vez más importante en el panorama internacional. Tiene delegaciones en Cádiz, Cartagena y Ferrol.

Uno de los proyectos más singulares en los que está trabajando en estos momentos es para una estación polar, llamada Tara, que hará misiones en el Ártico a -52 grados. La fundación francesa Tara Ocean confió en la empresa viguesa para que suministre equipos a este observatorio flotante. “Nuestra experiencia en construcciones polares nos abrió puertas”, indica la compañía acerca de la experiencia de hace unos años trabajando para el mayor buque rompehielos del mundo, encargo de Rusia.

Te puede interesar