Preocupación en Vigo porque 'hemos ganado tiempo pero el problema de fondo sigue latente', dicen los armadores

La UE pacta una reforma pesquera que aplaza el fin de los descartes.

Los ministros de Pesca de la Unión Europea lograron en la madrugada del miércoles un acuerdo político que afirma su apoyo a medidas contra la sobrepesca como la gestión de los recursos en base a su rendimiento máximo sostenible (RMS) y el fin de los descartes, pero diluyen su impacto al rechazar su puesta en marcha inmediata, tal y como reclamaba Bruselas.
Tras más de 20 horas de reunión y contactos bilaterales en Luxemburgo, los Estados miembros cerraron a las 04:20 horas del miércoles la que será su posición sobre la reforma de la política pesquera común (PPC) que debería entrar en vigor el próximo año, pero que está aún pendiente de negociación con el Parlamento Europeo.

El calendario propuesto por la comisaria de Pesca, Maria Damanaki, para lograr en 2015 el objetivo del RMS y para prohibir los descartes desde 2016 -y obligar a los pescadores a descargar en puerto todo lo pescado- encontró las mayores resistencias en España y Francia, países con las mayores flotas de la UE.

La supresión de los descartes -pesca accesoria que por su escaso valor comercial es devuelta al mar- se producirá de manera 'progresiva, realista y pragmática', esto es, se aplazará hasta 'al menos 2018 ó 2019', según indicó el ministro del ramo francés, Frédéric Cuvillier.

En declaraciones a los medios, Damanaki aseguró que el acuerdo político logrado es 'un gran paso hacia adelante en la buena dirección', aunque lamentó que no fuera tan 'ambicioso' como su propuesta inicial.

En España, la conselleira de Medio Rural e do Mar, Rosa Quintana, se mostró 'relativamente satisfecha' y el ministro Miguel Arias Cañete también lo ve 'muy positivo' para España tras una negociación 'muy larga y muy dura'. Cree que el acuerdo 'mejora sustancialmente la propuesta de la Comisión Europea'.

Sin embargo para la Cooperativa de Armadores de Vigo la conclusión es que 'hemos ganado tiempo pero el problema de fondo sigue latente', según su presidente Javier Touza. Las cuestiones de fondos son, explicó Touza, la necesidad de modificar el criterio de estabilidad relativa y la transferencia de derechos de pesca entre empresas y organizaciones de productores de países de la UE. Pero el sector no da por perdida la batalla 'aún nos queda el Consejo y el Parlamento', asegura Touza.

El sector, escéptico, pide el fin de las cuotas


El sector pesquero gallego acoge con escepticismo el principio de acuerdo alcanzado por los ministros de pesca europeos para la reforma de la Política Pesquera Común (PPC), ya que, para resolver 'los problemas de fondo', considera necesario acabar con el principio de estabilidad relativa y el sistema de TAC (Totales Admisibles de Captura) y cuotas por el que se reparten las posibilidades de captura. En este punto coincidieron, en declaraciones a Europa Press, el gerente adjunto de la Cooperativa de Armadores de Vigo (Arvi), José Ramón Fuertes, y el secretario general de PescaGalicia-O Barco, Torcuato Teixeira. En este sentido Teixeira critica que la obtención del rendimiento máximo sostenible y el fin de los descartes son 'una quimera'. El primero es un 'concepto teórico muy bonito' pero que él es 'partidario ya no de aplazarlo, sino de suprimirlo', sentencia. En el caso de los descartes, 'las redes no son tan inteligentes como para eliminarlos', resalta Teixeira.

Te puede interesar