Atlántico

ECONOMÍA

Tecnología viguesa para generar energía de corrientes marinas

Trimarán a escala 1:10 que se probó hace unos meses en Escocia.  // Foto EMEC
Trimarán a escala 1:10 que se probó hace unos meses en Escocia. // Foto EMEC
Tecnología viguesa para generar energía de corrientes marinas

Cardama acaba de iniciar el montaje de un trimarán para producir energía a partir de las corrientes marinas. Se trata de una tecnología pionera en España ya que es la primera plataforma mareomotriz flotante (frente a las sumergibles) y el cerebro de la empresa es la empresa redondelana Magallanes Renovables, que lo ideó, mientras que CNV Naval Architects es el tercer socio como responsable de la ingeniería. 
El prototipo consta de cinco piezas que se montarán en las próximas semanas en el astillero a una altura de 25 metros y está previsto que en verano se hagan las pruebas en la ría para en 2016 pasar el examen definitivo en las islas Orcadas, en Escocia, ante el Centro Europeo de Tecnologías Marinas (EMEC), que se encargará de homologarlo para proceder a su comercialización. 
Es un proyecto de tecnología industrial que nace con la vocación de ser exportado, pero no para explotar energía maremotriz en Galicia, precisó Joaquín E.Rial, uno de los socios. Los trimaranes podrían construirse en seis o siete meses y el retorno en la Ría sería muy importante en generación de puestos de trabajo. 
El prototipo, de 42 metros de eslora, tiene un peso de unas 350 toneladas y las hélices de las turbinas miden 19 metros. Además del bajo coste de mantenimiento, se trata de un artefacto de poco impacto visual (tiene el mismo efecto que las bateas) y diseñado para generar 2 megavatios. "Con esa potencia instalada se podrían abastecer de energía eléctrica 1.500 viviendas, una ciudad como Vigo podría ser autónoma energéticamente si contase con el suministro de un parque de 200 trimaranes", indicó el consejero de Magallanes Renovables, José Manuel Fernández.
Contempla una inversión de 13,11 millones, de los que ya se ejecutaron 7,72 en la fase de investigación y diseño de los últimos siete años. Cuenta con la participación de 40 investigadores de las universidades gallegas, centros tecnológicos y firmas de ingeniería.n