ECONOMÍA

El segundo día de huelga enquista el conflicto laboral en PSA Vigo

Más de un millar de vehículos se vieron afectados ayer por el paro y los sindicatos piden mediación externa 

Los trabajadores salieron en manifestación por las inmediaciones de la fábrica para dar visibilidad al problema, la sobrecarga de trabajo.
Los trabajadores salieron en manifestación por las inmediaciones de la fábrica para dar visibilidad al problema, la sobrecarga de trabajo.
El segundo día de huelga enquista el conflicto laboral en PSA Vigo

PSA Vigo y el comité de empresa tratarán este viernes de dar una solución al conflicto laboral por la sobrecarga de trabajo que ha llevado a UGT, CC OO y CIG a celebrar ayer una segunda jornada de huelga con la que se volvió a parar la actividad. Los sindicatos han pedido la mediación del Consello Galego de Relacións Laborais tras cinco meses con la mesa de negociación abierta.
La producción de algo más de un millar de vehículos se quedó en el aire con el paro de 12 horas convocado en los turnos de mañana, tarde y madrugada, que provocó "ciertas alteraciones que no permiten alcanzar la producción prevista y obligan a tener un ritmo menor", indicaron a este diario fuentes de la compañía. La dirección apela "a la responsabilidad y al diálogo" y lamenta "los perjuicios en la imagen de la planta". La empresa cifra en un 18% el seguimiento de la huelga en el arranque de la misma, si bien admite que debido al flujo continuo con el que se trabaja en la factoría, "la protesta de unos pocos afecta mucho". 
Los sindicatos aseguran que la incidencia de trabajadores que se sumaron al paro superó el 80% y critica que PSA Vigo "no esté haciendo su trabajo en busca de soluciones mientras promulga el diálogo social", apunta Manuel Domínguez, representante de CIG. Los sindicatos piden la mediación del Consello Galego de Relacións Laborais "ya que vemos que no es posible llegar a un acuerdo porque llevamos cinco meses haciendo propuestas a la empresa, que no pone solución", señala Ana Belén Valiño, portavoz de UGT.

producción al alza
Los huelguistas colgaron los monos de trabajo a las 10 de la mañana y una hora más tarde salieron en manifestación por las calles en las inmediaciones de la factoría, una escena que volvieron a repetir a media tarde con el fin de dar visibilidad a su problemática. Las centrales advierten que no pararán hasta encontrar una solución y aseguran que el conflicto "se está agravando con el tiempo". 
Recuerdan que la sobrecarga de trabajo tiene especial incidencia en la línea dos de montaje debido a la gran actividad que generan las furgonetas de Citroën, Peugeot y Opel. Estos modelos conviven en la misma línea de producción con el monovolumen C4, de los que se están ensamblando 60 unidades por hora. Pero los sindicatos extienden el problema "a toda la fábrica" con "carga excesiva y ritmos muy exigentes", de ahí que pidan más personal y una redistribución del  trabajo.
La factoría prevé aumentar la producción después del verano con el nuevo todocamino para Peugeot y la furgoneta para Toyota.