Atlántico

CONFERENCIA MUNDIAL DEL ATÚN

El recurso en el Pacífico Oriental llega a su máximo de explotación

Guillermo Compeán, ayer en Vigo.
Guillermo Compeán, ayer en Vigo.
El recurso en el Pacífico Oriental llega a su máximo de explotación
En el Pacífico Oriental "los recursos están llegando a su máxima explotación, aunque aún no están sobreexplotados", explicó Guillermo Compeán, director de la Comisión Interamericana del Atún Tropical, organización regional de ordenamiento pesquero del atún en esa zona, donde hay importante presencia de empresas gallegas y españolas centradas en los atunes tropicales: atún de aleta amarilla (rabil), patudo y barrilete.
Calvo o Garavilla tienen plantas en la zona, principalmente en Ecuador, así que para ellos el estado de los recursos es muy importante.
Compeán precisó en la cumbre del atún en Vigo que ahora la preocupación "es mantener medidas de gestión suficientes para que el recurso sea sostenible a largo plazo. Nos preocupa más el patudo, porque es más sensible a los excesos de pesca, pero también el aleta amarilla, que ha estado más presionado".
 La Comisión Interamericana del Atún Tropical ha desarrollado medidas de gestión e incluso vedas pero el año próximo "vencen las actuales medidas, que eran a tres años, se revisarán y se adoptarán nuevas. Todo dependerá de la evaluación de las poblaciones". Precisa que "si los indicadores nos muestran que hay que preocuparse probablemente vamos a proponer que se endurezcan las medidas", subrayó.
Explica Guillermo Compeán que los recursos han llegado al máximo y no hay nuevas zonas de pesca, así que "las industrias tendrán que estabilizarse" y no descarta una subida del precio del atún como materia prima. 
En este sentido asegura que hay mucho camino por andar en la acuicultura de estos peces. "hay experimentos de engorde de atún rojo en España, Australia y México, pero en el caso de atunes tropicales es difícil". La organización que dirige produce larvas y ha conseguido que los atunes lleguen a unos tres meses, pero subraya que "falta mucho por hacer de investigación e inversión en desarrollo para reducir la mortalidad de atunes juveniles y llegar a los 40 centímetros para poder comercializarse".