Economía

PSA pospone su reapertura 'sine die

Economía

VIGO

PSA pospone su reapertura 'sine die

La fábrica de PSA Vigo paró la producción hace una semana y aplicará un ERTE a sus 7.400 trabajadores.
photo_cameraLa fábrica de PSA Vigo paró la producción hace una semana y aplicará un ERTE a sus 7.400 trabajadores.
La prolongación del estado de alarma imposibilita la reanudación de la producción en Balaídos prevista para este viernes. La fábrica viguesa acumula más de 20.000 coches sin fabricar en su primera semana de parada 

 La factoría de PSA Peugeot-Citroën en Vigo no retomará la actividad este viernes como tenía previsto inicialmente el grupo y la reanudación de la producción queda sin fecha. La empresa hará una evaluación semanal de la situación para valorar la vuelta al trabajo, un proceso que implicaría varios días de antelación para poner en marcha a toda la cadena de valor y comunicárselo al tejido de proveedores, también parado en su mayoría en Galicia. 

Con el ERTE en la mano para sus 7.400 trabajadores, la planta de Balaídos echa el freno en un momento de máximos de producción, igual que el resto del grupo que afrontaba un primer trimestre "muy potente". Así lo transmite el presidente de PSA, Carlos Tavares, en una carta remitida a los trabajadores en la que reflexiona sobre el "choque violento y brutal" vivido por la compañía ante una caída de los mercados automovilísticos del 90% en Europa, que le llevó a cerrar todas sus plantas en el continente tras el avance de la pandemia. El patrón no da fechas para una vuelta a la actividad dada la gran incertidumbre que existe en torno al coronavirus si bien asegura que "se realizará de manera altamente segura y progresiva con el fin de que todo nuestro personal esté protegido".
Tavares muestra su preocupación por la crisis sanitaria y económica y confía en que "todos podamos entender fácilmente que una empresa del tamaño de la nuestra no puede resistir mucho tiempo con una ausencia casi completa de ingresos". Con todo, el presidente de PSA hace un llamamiento a la "inteligencia colectiva" para resolver los problemas operativos a los que se enfrenta la compañía. "El comité ejecutivo ha iniciado una carrera contrarreloj para asegurar la seguridad de todos aquellos que continúan en actividad en el mantenimiento de las plantas y para  limitar los gastos y desembolsos sin renunciar a entregar los vehículos que pudieran entregarse en condiciones sanitarias óptimas", indica en la misiva.

El grupo decidió paralizar la producción en las fábricas que tiene en Europa, lo que provocó el cese casi inmediato de la casi totalidad del sector de la automoción de Galicia que emplea a más de 22.000 personas. En el caso de PSA Vigo se aplicará un ERTE en toda la plantilla que fue aprobado por los sindicatos SIT, CC OO y UGT y rechazado por CUT y CIG.

Comentarios