Economía

La provincia registró 5.200 bajas laborales por covid en la primera ola

Economía

economía

La provincia registró 5.200 bajas laborales por covid en la primera ola

Sede en Vigo del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).
photo_cameraSede en Vigo del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).
Fueron las que más duraron de toda España,  29 días de media, pero la incidencia de casos fue de las más bajas 
Los cuatros primeros meses de la pandemia (de marzo a junio) dejaron en la provincia de Pontevedra un total de 5.217 bajas laborales por covid, entre contagiados y personas en cuarentena por ser contactos estrechos de los infectados. La duración media de la baja en la provincia fue de 29 días, la más alta de España y por encima de la media de Galicia (se situó en 28,7) y de la nacional (24,8 días), según datos del Ministerio de Seguridad Social.
En la comunidad gallega se tramitaron 15.279 incapacidades temporales por coronavirus, que son consideradas bajas por enfermedad común, la mayoría en A Coruña con 6.800, seguida de Pontevedra con 5.200 y Ourense y Lugo con algo más de 1.600 y 1.500, respectivamente. La incidencia de este tipo de bajas por cada 1.000 trabajadores fue de un 1,6% en Galicia, una de las tasas más bajas del país donde la media estatal se situó en un 2,31%.
En España hubo casi 700.000 bajas laborales por covid en la primera oleada de la pandemia y a finales de junio todavía había 40.000 trabajadores en esta situación y 350 en la provincia. 
De la segunda oleada, el Gobierno avanzó hace unos días que las bajas laborales se duplicaron desde julio y que a cierre de septiembre había más de 1,6 millones en todo el país, en consonancia con los repuntes de contagiados durante el verano. También hay que tener en cuenta que las bajas durante los meses de marzo y junio se produjeron en un momento de estado de alarma, con mínima actividad empresarial y con un periodo de hibernación económica que paralizó gran parte de la economía. 
El aumento del ritmo de bajas por covid-19 también ha tenido reflejo en el coste de esta partida. De los 224 millones de euros que se gastaron en marzo se pasó a 566 millones en abril -el pico más alto en la primera oleada- para ir bajando en los meses siguientes hasta volver a repuntar en verano. En septiembre se destinaron 185 millones. 
La baja laboral por covid está considerada como una incapacidad temporal por contingencias profesionales; es decir, sus efectos son idénticos a una baja por accidente laboral. La prestación es de un 75% de la base reguladora con cargo a la Administración.

Comentarios