El pleno de la Cámara gallega se reunirá de forma extraordinaria el día 29 para votar la nueva Ley de Cajas

PP y BNG pactan renovar el 75% de asambleas y consejos de las cajas y mantener un año el resto

Feijóo volvió a invitar al PSOE gallego a sumarse al PP y BNG. Foto: efe
El Parlamento gallego aprobó ayer en comisión dos nuevas enmiendas, transaccionadas entre PP y BNG, del dictamen de la ponencia de la nueva Ley de Cajas, en las que se establece la renovación parcial de los órganos de gobierno. Así las cajas renovarán el 75% de asambleas y consejos en los dos meses siguientes a la aprobación de la ley. Además, el 25% restante (los representantes de los trabajadores y el 50% de impositores) continuará en sus puestos un año más. El pleno del Parlamento de Galicia votará el dictamen el día 29, que ayer fue aprobado con los votos de PP y BNG.
PP y BNG pactaron ayer dos nuevos puntos para la reforma de la Ley de Cajas de Galicia para renovar en un primer momento sólo la mitad de los impositores (representantes de los clientes) en los órganos de gobierno de las entidades y para que el cambio de los miembros designados por parte de los empleados (10%) se haga un año después. El informe de la ponencia constituida para la reforma de esta normativa fue aprobado, tras su debate en la Comisión de Economía, con los votos de PP y BNG, mientras que el PSdeG se desmarcó de la renovación de la ley con su posicionamiento en contra de este documento, por su desacuerdo en varios puntos, como los plazos de renovación de los órganos de dirección y la forma de elección en algunos sectores o la autorización de la Consellería de Facenda a la obra social. El otro punto transaccionado entre populares y nacionalistas durante el debate se refiere a que la ley establezca que los representantes de los empleados se elijan también de forma proporcional al apoyo que recibiese cada candidatura (hasta ahora se integraba en los órganos de gobierno únicamente la lista mayoritaria). Además, el BNG dio su apoyo a una reclamación de los socialistas, que, no obstante fue rechazada con los votos del PP, para incorporar que, en los casos de fusiones con entidades foráneas, además del beneplácito de la Xunta se consulte al Parlamento. El portavoz de la formación frentista en el debate, Fernando Blanco, expuso, respecto a esta renovación parcial de los órganos de gobierno pactada con el PPdeG, que la representación de los empleados se renovaría en un año desde la constitución de la nueva asamblea. En cuanto a los impositores, ‘una vez excluidos aquellos que no reúnan los requisitos que establece la ley’ se realizaría un sorteo para la elección de ‘los 24 —la mitad de los impositores, con el nuevo texto— que se incorporarían a la nueva asamblea’, con el fin de que ‘quede un hilo conductor entre asamblea y consejo’ para que el relevo ‘sea lo más razonable’. PP y BNG mantienen, así, que la renovación, que dará entrada a un 20% de representantes autonómicos, se deberá hacer en dos meses, frente al periodo de un año que proponen los socialistas para constituir los nuevos órganos y adaptar los estatutos. ‘Con la que está cayendo, tener las cajas sujetas a esta incertidumbre un año es irresponsable’, afirmó Puy para defender un plazo más corto. De este modo, el PSdeG mantendrá previsiblemente buena parte de sus enmiendas para el debate en pleno, mientras que los responsables del BNG ya anunciaron que presentarán un voto particular con el fin de que se recupere, como aparece en su propuesta, el límite de 65 años para los directores generales y presidentes, frente a los 70 años pactados por los otros dos grupos parlamentarios. Los portavoces de PPdeG y PSdeG, Pedro Puy y Xaquín Fernández Leiceaga, respectivamente, cruzaron acusaciones respecto a la elección de representantes de los municipios. El pleno del Parlamento de Galicia se reunirá el próximo día 29 para votar el dictamen de la Comisión de Economía sobre la reforma de la Ley de Cajas.


Feijóo ve 'doble rasero' del Estado entre la fusión en Galicia y Cataluña y Andalucía


El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, denunció que el Gobierno central trata con ‘doble rasero’ a la comunidad gallega frente a otras del Estado, como Cataluña o Andalucía, y constató la ‘evidente coincidencia’ entre el Ejecutivo central y el PSdeG en los ‘intentos por impedir que Galicia siga en el mapa financiero español’. ‘Está claro que hay un doble rasero entre comunidades autónomas que modifican o ajustan sus leyes para conseguir presencia con sus cajas en el Estado y Galicia, que parece que no puede’, manifestó Feijóo, quien está a favor de la fusión, si la ‘solvencia lo permite’ de los entes crediticios gallegos para conseguir un caja competitiva en el Estado. Para el máximo mandatario autonómico, existe una ‘sorprendente coincidencia’ entre políticos e instituciones gobernadas por los socialistas y miembros del Gobierno estatal y, en concreto, con la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, quien consideró que no es adecuado que Galicia modifique ahora la ley de cajas. Ante estas manifestaciones, Feijóo avisó de que la dirigente estatal no es ‘la mejor consejera’ después de haber ‘roto el consenso’ de la financiación autonómica. Con todo, el presidente gallego rechazó haber constatado un ‘boicot’ contra la fusión de las cajas gallegas, pero avisó de que, de haberlo, lo denunciará. ‘El doble rasero está contrastado y es constatable, al impulsar la fusión de las cajas catalanas y andaluzas desde el Gobierno de España y del Banco de España’, apostilló, no obstante, pero matizó desconocer si se trata de un boicot a Galicia. Además, preguntado por si teme que el PSdeG pida la intercesión ante la reforma de la ley de cajas en Galicia, Feijóo recalcó que ‘sería sorprendente’ que ‘un partido gallego’ demandase al Ejecutivo ‘un recurso’, al tiempo que subrayó que esa competencia le corresponde al Gobierno central y a la Abogacía del Estado. El dirigente autonómico lamentó, asimismo, que ‘ministros del Gobierno traten de trasladar’ a la opinión pública que Galicia ‘no está haciendo las cosas con rigor’ y matizó que, si alguna comunidad está trabajando bajo ese parámetro, ésa es la gallega. Como ejemplo de ello, recordó que la Xunta ya ha encargado una auditoría para estudiar la viabilidad de la fusión de las cajas y ratificó, así, su apuesta por un ente ‘gallego y solvente’ y su compromiso por reformar la ley antes de que concluya el año. Por ello, evidenció que ‘le corresponde a otros mantener los compromisos’, en relación a los socialistas, que firmaron el acuerdo parlamentario del 25 de noviembre para tramitar por vía de urgencia la nueva normativa, aunque posteriormente ha realizado diversas apelaciones para retrasar esta reforma. ‘Mantengo la puerta abierta al consenso y al acuerdo con el Partido Socialista’, subrayó. De hecho, advirtió a los socialistas que salirse del consenso parlamentario puede suponer ‘un error histórico.

Te puede interesar