Economía

Las pérdidas llevan a Endesa a uno de sus peores ejercicios

Economía

Economía

Las pérdidas llevan a Endesa a uno de sus peores ejercicios

Vista de la central térmica de carbón de As Pontes.
photo_cameraVista de la central térmica de carbón de As Pontes.
Las centrales del grupo cerrarán el año con un ebitda negativo de más de 520 millones de euros

n n n El anuncio de cierre por parte de Endesa de sus centrales térmicas de carbón, incluidas las de Litoral, en Almería, y As Pontes, en A Coruña, respondía el pasado mes de septiembre a uno de los  desesperados intentos de la compañía de paliar parte de las pérdidas del que por muchos factores puede ser considerado como su año más negro.
Ni As Pontes ni Litoral fueron incluidas en los iniciales planes de cierre de la empresa, cierres que sí incluían las de Compostilla y Andorra en el plan de clausura para 2020. Endesa optó en su momento por no realizar las inversiones precisas para cumplir las condiciones medioambientales de la UE ni los límites de emisiones prefijados. En las de As Pontes y Litoral, que tenían el año 2030 como tope de actividad, lo que hace la empresa ahora controlada por el grupo italiano Enel, es determinar la falta de rentabilidad de mantener esas térmicas abiertas, por lo que cerrarán antes de lo previsto, pese a los intentos en el caso de la factoria gallega por parte de la Xunta por garantizar el futuro de las cerca de 700 familias que dependen en As Pontes de la continuidad de los trabajos.

previsión de pérdidas
Un estudio elaborado el pasado octubre por el laboratorio de ideas Carbon Tracker estima que las centrales de Endesa cerrarán el año con un ebitda (beneficio bruto de explotación) negativo de 529 millones de euros. Además, la mayor parte de estas pérdidas se corresponderían con la central de As Pontes, con unos numeros rojos que podrían ascender hasta los 140,8 millones de euros, en un año marcado por los continuados meses de parón, y la falta de compromiso por parte de sus gestores con su continuidad pese a las inversiones realizadas en teoría para operar mucho más allá del horizonte de 2020.
Carbon Tracker apunta además -como refleja Economía Digital en un reciente analisis sobre el "negro" futuro de Endesa- a las térmicas españolas como las segundas con mayores pérdidas en 2019 (992 millones de euros), por detrás de los 1.970 millones de Alemania. De ellas, más de la mitad, según apunta ED, se corresponden a la propia Endesa (529 millones de euros), que encabeza un sector con gravísimos problemas y en el que la compañía lidera buena pate de sus estadísiticas negativas. 
Los problemas de la compañía en sus principales activos no son nuevos. A nivel doméstico, el grupo lleva perdiendo clientes desde 2014 y va a más. Sólo el año pasado entre enero y marzo abandonaban 55.000 clientes de electricidad, el peor registro desde 2013, igualando al primer trimestre del pasado año, cuando perdió un total de 55.212 clientes, según datos de la CNMC. En los últimos cuatro ejercicios ha perdido más de 500.000 clientes.
Y la sangría sigue. La Bolsa española registraba ayer su mayor caída en dos meses con un retroceso del 2,09% por la intención del presidente estadounidense, Donald Trump, de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio de Argentina y Brasil. Endesa registraba uno del os descensos de la jornada con el 3,04 % de pérdida.n

Comentarios