Italia confisca coches que Stellantis fabricó en Marruecos

Fiat Topolino. // Stellantis
photo_camera Fiat Topolino. // Stellantis
Son vehículos del modelo Topolino de Fiat, un microcoche eléctrico, cuya venta conformaba un "presunto delito en la venta de productos industriales con signos falsos"

La policía italiana confiscó este lunes 134 coches de la marca Fiat (Grupo Stellantis) importados de Marruecos que se vendían con los colores de la bandera del país transalpino en uno de los laterales, algo que podría ofrecer un falso indicio sobre el origen del producto. Son vehículos del modelo Topolino de Fiat, un microcoche eléctrico, cuya venta conformaba un "presunto delito en la venta de productos industriales con signos falsos", según informan medios locales italianos. 

El grupo automovilístico no ocultó en ningún momento el origen de fabricación. De hecho, en la presentación mundial anunció que este modelo se produciría en Kenitra, Marruecos.

“El único objetivo de la pegatina era indicar el origen empresarial del producto”, indica un portavoz de Stellantis.

El enfrentamiento de la multinacional con el gobierno de Giorgia Meloni no es el primero que enfrenta al Ejecutivo con una empresa local.

Hace unas semanas, tras la presentación del Alfa Romeo Milano, el ministro de Industria y Empresas del país, Adolfo Urso, criticó que se utilizara el nombre de la ciudad de Milán para un coche que se iba a producir en otro país, en Polonia concretamente. En consecuencia, Stellantis cambió el nombre de su vehículo y lo llamó Alfa Romeo Junior.

Te puede interesar