Sáenz de Santamaría descarta un banco malo: 'No estaba ni está encima de la mesa'

El Gobierno exigirá provisiones de 50.000 millones más a la banca

Sáenz de Santamaría confirmó ayer que el Ejecutivo exigirá a las entidades financieras realizar provisiones por unos 50.000 millones de euros para ajustar el valor de sus carteras inmobiliarias, y aseguró que esta cifra proviene de datos facilitados por el Banco de España.
En este sentido, avanzó que el titular de Economía detallará las cantidades para cada banco en próximos consejos de ministros, con el objetivo 'clave' de que la reordenación bancaria se materialice en los seis primeros meses del año.

Ante la posibilidad de seguir a otros países de la UE y crear un 'banco malo' para que aglutine los activos tóxicos del sistema financiero, la vicepresidenta aseguró que esta opción 'no estaba ni está' sobre la mesa del Gobierno.

Eso sí, garantizó la 'voluntad' del Ejecutivo de afrontar de 'forma directa' una reforma financiera para canalizar el crédito hacia la economía real, y aprovechó para criticar la labor del anterior Ejecutivo: 'La reforma financiera se demoró mucho tiempo pese a los sucesivos decretos aprobados'.

Precisamente el ministro español de Economía, Luis de Guindos, cifró en 50.000 millones de euros las provisiones que los bancos deberán realizar como parte de las reformas del sector financiero en España en una entrevista al diario 'Financial Times'. El ministro afirmó que es esencial que los bancos limpien sus balances sin aumentar el déficit público.

'Tenemos un problema inmobiliario en España, pero se puede manejar. Estos 50.000 millones suponen el 4 por ciento del PIB de España. Esto no es Irlanda, es una dimensión completamente diferente', explicó De Guindos.

Según el periódico económico, algunos analistas habían especulado con que el Gobierno de Mariano Rajoy crearía un gran 'banco malo' financiado con dinero público, como en el caso de Irlanda, que absorbería los activos dudosos de la banca derivados de la burbuja inmobiliaria.

El rotativo recuerda que las grandes entidades españolas como Santander y BBVA se opusieron a la idea de un 'banco malo', alegando que ellas pueden hacer frente a sus problemas y que las más débiles podrían ser absorbidas, si es necesario, por rivales más fuertes.

De acuerdo con el rotativo británico, esta es la fórmula elegida por el Gobierno español, mientras De Guindos apuntó que debería haber una nueva ronda de consulta entre las cajas y los bancos de ahorro.

'En la gran mayoría de los casos, los bancos pueden hacer provisiones por sí mismos de sus beneficios. Es algo que no se puede hacer en un año, pero sí en varios', comentó el ministro.

Fuentes financieras consultadas por Efe creen que el Ejecutivo optará por elevar del 30 al 50% las provisiones que deben tener los bancos por los inmuebles adjudicados, para que tengan que reforzar su capital. Además, señalan que las entidades podrían tener que ajustar prácticamente a cero el valor del suelo urbanizable que poseen, lo que les obligará a captar capital privado o a reforzarse mediante fusiones.

Te puede interesar