Hoy empezaría un nuevo acuerdo pesquero, pero la crisis del país obligó a dejar el caladero

La flota gallega deja Guinea Bissau por falta de seguridad

Cañete habló esta semana con Damanaki de los acuerdos pesqueros de Marruecos y Mauritania.
La Unión Europea ha instado a la flota comunitaria a abandonar el caladero de Guinea Bissau a partir de hoy ante la “imposibilidad de garantizar la seguridad de los buques” de la UE.
Esta decisión afecta a los 40 buques españoles -once son arrastreros cefalopoderos de origen gallego, nueve son marisqueros andaluces, 13 atuneros cerqueros congeladores vascos y siete atuneros también del País Vasco-, autorizados a faenar en este caladero al amparo del acuerdo firmado el pasado mes de febrero entre la Unión Europea y Guinea Bissau durante los próximos tres años (2012-2015), informó ayer la Confederación Española de la Pesca (Cepesca).

Los nueve barcos marisqueros y los tres cefalopoderos que se encontraban en ese momento en la zona bajo el acuerdo suscrito entre la UE y Guinea Bissau, que venció ayer y cuya renovación entraba en vigor hoy hasta 2015, abandonaron el caladero en las últimas horas y se dirigieron a puerto.

En los últimos días se estaba intentando acelerar los trámites en la UE para finalizar el procedimiento legal que permitiera a los buques comunitarios poder seguir pescando en el caladero, pero la CE comunicó a los Estados miembros que no podía acelerar dichos trámites debido a que el pasado mes de abril se produjo un golpe de Estado en Guinea Bissau.

Los armadores y tripulantes afectados muestran su gran preocupación por ver interrumpida su actividad y están a la espera de que el Gobierno responda a la petición de las compensaciones económicas previstas en el FEP, similares a las aplicadas recientemente para la flota de Marruecos.

Además, otros doce buques cefalopoderos y tres marisqueros reclaman la compensación del abono de las licencias de pesca pagadas para ejercer su actividad del 1 de abril al 15 de junio, que no llegaron a expedirse por el mencionado golpe de estado, obligando a la flota a parar.

Los acuerdos con Marruecos y Mauritania, aún en el aire

La paralización del acuerdo pesquero entre la UE y Guinea Bissau agrava la situación de la flota española dependiente de los acuerdos suscritos entre la Unión Europea y terceros países debido a las dificultades para renovar el acuerdo con Mauritania, que expira el próximo 31 de julio de 2012, el de Gabón, finalizado en diciembre de 2011, y la lentitud en la negociación del nuevo convenio con Marruecos.
La Comisión Europea (CE) informó ayer que depende de los Estados miembros decidir cómo proceder ante la situación política en Guinea Bissau tras el golpe de Estado, informó a EFE el portavoz de Asuntos Marítimos y de Pesca, Oliver Drewes. En virtud del protocolo que expiró ayer, la UE pagaba a Guinea Bissau siete millones de euros anuales. El acuerdo permitía a las flotas de España, Italia, Grecia y Portugal faenar en las aguas del país africano y ofrecía permisos de pesca para las capturas de gambas, otros pescados, cefalópodos y atún.

El vencimiento del protocolo y la obligación de abandonar el caladero afecta a cuarenta buques españoles, de los que once son gallegos.

Te puede interesar