Ocho empresas especializadas en naval y automoción -seis de Vigo y su área- crean la sociedad Udega, con 400 empleados, y aspiran a hacer piezas para Airbus

Firmas del metal gallego se unen para trabajar en la aeronáutica

Los presidentes de Asime y de Udega, ayer en rueda de prensa. (Foto: VICENTE)
Ante la brusca caída de la construcción de coches y barcos, aviones. La grave situación que está viviendo el naval y la automoción ha llevado a las empresas gallegas del sector metalúrgico a apostar por la aeronáutica y ocho de ellas se han constituido en la sociedad limitada Udega, Unión de Empresas Gallegas de Aeronáutica, que fue presentada ayer en Vigo.
Las compañías, con más de 25 años de experiencia en la industria del metal, son Utingal (con sede en Tui), Matrigalsa (Vigo), Hispamoldes (Ourense), Tromosa (Santiago), Tune Eureka (Vilagarcía), Láser Galicia (Porriño), Europrecis (Vigo) y Demsu (Mos), que se unen para ser más competitivas a la hora de optar a proyectos de este sector, 'que en la actualidad tiene un gran potencial y un futuro prometedor', explicó el presidente de Udega, Jesús González, en rueda de prensa.

El proyecto nace con 400 empleados y con la previsión de generar entre 100 y 150 más el próximo año. Entre ellos hay 67 ingenieros y cerca de 300 a nivel de fabricación, así como 14 metrólogos en el departamento de calidad. La inversión para su puesta en marcha asciende a 10 millones de euros y podría ascender a 30 en los próximos ejercicios. Para 2013 la facturación prevista es de 20 millones y la empresa ya lleva tiempo en negociaciones para adjudicarse algún contrato para el gigante de la aeronáutica Airbus. Así, González aludió 'a la proximidad de grandes proyectos en el campo de la aeronáutica que están en marcha en Évora (Portugal) y Marruecos'. 'Actualmente a nivel nacional somos una empresa fuerte porque tenemos todos los medios y generamos competitividad. El futuro lo vemos muy bien, con grandes expectativas', apuntó.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Galicia (Asime), donde Udega va a tener su sede social, dijo que 'la unión y la colaboración son la mejor guía para afrontar el futuro y con esta iniciativa se apuesta por la diversificación y los mercados con gran potencial', explicó Julio Gómez.

Udega está abierta a más socios y a otros sectores como el de la alimentación, electromecánica, eólico o farmacéutico, entre otros.

Tiene su origen en las actuaciones de colaboración en el ámbito de la aeronáutica entre la patronal Asime y la Consellería de Economía e Industria, en el marco del convenio firmado hace cinco años entre ambas. Desde el nacimiento del Consorcio Aeronáutico Gallego se entregaron certificaciones a nueve empresas gallegas del metal, que están acreditadas para introducirse en este sector como proveedoras de piezas para los fabricantes de aviones.


Delta Vigo fabrica para Airbus, que consiguió 1.600 pedidos

Si hay una empresa gallega con gran experiencia en el sector aeronáutico es Delta Vigo, proveedora del gigante Airbus. Su filial en Illescas (Toledo) comenzó el año pasado la fabricación de componentes para el avión A350 y la compañía viguesa invirtió unos 20 millones en estas nuevas instalaciones que dan empleo a 70 personas. En esta planta se fabrican piezas del ala del avión.
Airbus logró récord en 2011 con 1.600 pedidos, que le aseguran carga de trabajo para, al menos, la próxima década. La filial del consorcio europeo EADS selló la venta de estos aviones por un valor de unos 120.000 millones de euros. Además, hace unos días Norwegian Air Shuttle formalizado la adquisición de 100 aviones del modelo A320. Por su parte International Airlines Group (IAG), el 'holding' resultante de la fusión Iberia-British, ha solicitado a Airbus y Boeing presupuesto con el fin de renovar su flota y reducir su consumo de combustible.

un sector emergente

La Asociación de Industriales Metalúrgicos de Galicia (Asime) ve en el sector aeronáutico un “gran potencial y un mercado emergente” en el que las empresas gallegas tienen “muchas posibilidades”, según su presidente Julio Gómez.
Y mientras la fabricación de aviones se incrementa, la de coches y de barcos sigue descendiendo. La fábrica viguesa de PSA Peugeot-Citroën prevé cerrar el año con una caída de la actividad de un 10%, que se suma a la del pasado ejercicio. En el naval, los astilleros están en mínimos históricos y algunos (como Barreras) en concurso de acreedores o sin actividad (como Vulcano).

Te puede interesar