La economía de EEUU tuvo en 2010 su mayor crecimiento en cinco años, un 2,9%

La economía de Estados Unidos se aceleró en el último trimestre gracias al mayor consumo y al aumento de las exportaciones, y cerró el año 2010 con el mayor crecimiento en cinco años, un 2,9 por ciento, según informó hoy el gobierno.

Entre octubre y diciembre el producto interior bruto (PIB) creció a un índice anualizado del 3,2 por ciento, tres décimas menos de lo que esperaban los expertos, pero por encima del 2,6 por ciento del trimestre anterior.

De esta manera, la mayor economía del mundo, que en 2009 tuvo una contracción del 2,6 por ciento, cerró el año 2010 con un crecimiento del 2,9%.

El de hoy es el primero de los tres cálculos que hace el Departamento de Comercio, y la agencia dará un cálculo ajustado el 25 de febrero.

El informe de hoy, además, significa que la economía de Estados Unidos ha pasado de la fase de recuperación, tras la recesión más profunda y prolongada en casi ocho décadas, a la fase de expansión en el ciclo económico.

Hoy el jefe de asesores económicos de la presidencia, Austan Goolsbee, reconoció que los datos de los últimos meses han sido 'alentadores', y mostró su confianza en el impacto que tendrá en el crecimiento económico el recorte de impuestos que firmó el presidente Barack Obama en diciembre pasado.

Goolsbee se refirió además a la buena evolución de algunos componentes claves del PIB. Según dijo, las exportaciones crecieron en el último trimestre un 8,5 por ciento, y la inversión en equipos y software un 5,8 por ciento, y el gasto residencial un 3,4 por ciento.

El aumento de las exportaciones añadió 3,4 puntos porcentuales al aumento del PIB. Éste ha sido el mayor incremento aportado por los exportadores desde 1980.

El componente más importante, el gasto de los consumidores, que en EEUU representa más de dos tercios de la economía, creció en el último trimestre a una tasa anualizada del 4,4%, la más alta desde el primer trimestre de 2006, lo que fue valorado especialmente por los expertos.

En los últimos tres meses del año pasado las ventas finales, que incluyen todas las categorías excepto inventarios, crecieron a un ritmo anual del 7,1%, el más alto desde 1984, según muestran las cifras del gobierno.

Medido en dólares, el volumen de todos los bienes y servicios producidos entre octubre y diciembre llegó a los 13,38 billones de dólares y sobrepasó, por primera vez, la cota alcanzada en el último trimestre de 2007 justo antes de que el país entrara en recesión.

El informe abunda en detalles positivos, pero cuando ha transcurrido todavía un año y medio desde el fin de la recesión, Estados Unidos tiene una tasa de desempleo del 9,4%.

Al mismo tiempo el informe muestra que la inflación, medida por el índice de precios en el PIB, fue del 0,3 por ciento en el cuarto trimestre después de una inflación del 2,1 por ciento entre julio y septiembre.

Otra medida de la inflación, a la cual presta mucha atención la Reserva Federal, es el índice de precios en gastos de consumo. El informe muestra que, si se excluyen los precios de alimentos y energías, la inflación subyacente en este indicador fue del 0,4 por ciento en el cuarto trimestre.

En el trimestre anterior la inflación subyacente había sido del 0,5 por ciento.

El índice de precios en gastos de consumo subió un 1,8 por ciento entre octubre y diciembre, empujado por los incrementos de costos de las materias primas, después de un aumento del 0,8% en el trimestre anterior.

Estos datos apuntalan la política ratificada esta semana por la Reserva Federal, cuyo Comité de Mercado Abierto mantuvo el índice de interés de referencia por debajo del 0,25 por ciento y siguió adelante con la adquisición de 600.000 millones de dólares en bonos del Tesoro para incentivar la economía. EF

Te puede interesar