El paro indefinido se desconvocará 'hoy o mañana' aunque Guixar ya trabaja y cumplirá con los barcos previstos

Los despedidos de Termavi concluyen la huelga de hambre al llegar a un acuerdo con la empresa

Los cuatro despedidos de Termavi --concesionaria del tráfico de contenedores en la terminal de Guixar del Puerto de Vigo que recientemente despidió a un total de 9 operarios-- han concluido hoy la huelga de hambre que mantenían desde hace seis días y han descendido de las grúas en las que estaban encerrados, una vez se llegó a un acuerdo con la empresa que servirá para poner fin al conflicto.
Según el pacto, la empresa intentará, con tres de los nueve despedidos --que iniciaron las protestas con el objetivo de la readmisión, algo que no se ha logrado-- llegar a un acuerdo para su prejubilación. En cuanto al resto, la presidenta de la Autoridad Portuaria de Vigo, Corina Porro, se ha comprometido a intentar que se les ubique en otras empresas, aunque quedan excluidos de esta posibilidad los dos despedidos que son afiliados de la CIG, quienes no firmaron.

Por otra parte, según explicaron fuentes sindicales, en el acuerdo también se incluye que la empresa no emprenderá acciones contra los trabajadores que ocuparon las grúas y tampoco tendrá 'represalias' contra ellos o contra los que han mantenido la huelga indefinida. Además, los ex-operarios mantienen la posibilidad de continuar con sus demandas judiciales, con el objetivo de lograr la nulidad de los despidos.

En todo caso, en este acuerdo no ha habido unidad sindical puesto que, mientras UGT --sindicato al que pertenecían la mayoría de los despedidos, entre ellos los cuatro en huelga de hambre-- lo ha apoyado, la CIG no lo respalda y, de hecho, los dos despedidos que son afiliados a esta central no han firmado el acuerdo y continúan con sus acciones legales.

Al respecto del paro indefinido, iniciado el pasado día 15, será desconvocado hoy o mañana, si bien la terminal de Guixar, donde ya funcionan los servicios mínimos, podrá atender a los cuatro barcos previstos para hoy.

READMISIÓN 'INVIABLE'

Según explicó el portavoz de UGT-Transportes, Rubén Bernárdez, pese a que el objetivo era la readmisión, en la mesa de negociación, quedó 'claro' que esta posibilidad era 'inviable', por lo que, al surgir la alternativa de las recolocaciones, se consultó a los trabajadores, quienes aceptaron.

En este sentido, este sindicalista pidió un 'ejercicio de responsabilidad' y saber 'a dónde se puede llegar y a dónde no' y, recordó que 'la última palabra' la tienen los trabajadores. 'No podemos obligarles a soportar el peso de la huelga de hambre de forma indefinida', insistió, al tiempo que admitió que el acuerdo 'no es el mejor posible' pero sí una 'salida viable'.

De hecho, precisó que el citado acuerdo incluye que las partes mantendrán reuniones con los tres trabajadores afectados por prejubilaciones, con el objetivo de cerrarlas antes de 31 de enero. En el caso de las reubicaciones, Porro se compromete a mediar por si se lograse que los trabajadores sean admitidos en otras empresas, donde puedan encontrar unos puestos lo más vinculados posible a la actividad que venían desempeñando. El portavoz del UGT, auguró que en enero o febrero podrían tener un empleo.

Por su parte, el presidente del comité de empresa, Alejandro Rodríguez (CIG), destacó que los dos despedidos afiliados a su sindicato no están incluidos en el acuerdo --no lo han firmado-- y señaló que la CIG 'no está de acuerdo con este final'. Así, destacó que pese a que no se ha rubricado, se respeta la decisión de UGT, que 'cambió rápidamente de postura' al pasar de instar a la readmisión a apoyar el acuerdo de hoy --donde esta posibilidad queda totalmente descartada--.

En todo caso, explicó que al existir el acuerdo, 'hoy o mañana' se desconvocará el paro indefinido que la plantilla de Termavi mantenía desde el pasado día 15, en protesta por los nueve despidos.

'CONTENTOS'

Por su parte, dos de los trabajadores que bajaron hoy de las grúas, donde cumplían los 6 días de encierro y en huelga de hambre, sin suministro eléctrico que proporcionase calefacción y sin que la empresa permitiese que se les dispensase agua, afirmaron estar 'muy contentos' por el acuerdo alcanzado, puesto que abre la vía de una reubicación. Estas cuatro personas fueron recibidas entre aplausos por compañeros y familiares, algunos de los cuales no pudieron evitar emocionarse.

En declaraciones a los medios tras bajar de la grúa, Pablo Marín aseguró confiar en la palabra de la presidenta de la Autoridad Portuaria --que ha mediado en la negociación-- de intentar encontrarles un nuevo empleo en otra empresa. 'Esperemos que sea verdad, si no tendremos que volver a subir --a la grúa--', aseguró, para añadir que los cuatro afectados se encuentran 'bien' de salud.

Al respecto de su protesta en la grúa, destacó que lo que peor llevó fue 'no estar con la familia' y el frío soportado, debido a las bajas temperaturas registradas. En este sentido, Pedro Marín aseguró que fueron 'días horribles' en los que los dedos casi se le congelan, y también agradeció el respaldo que compañeros y familiares han mostrado en estos días.

Finalmente criticó la decisión de la empresa de cortar el fluido eléctrico y no dejar que alguien les acercase agua. 'Sabíamos que allí es lo peor del mundo', afirmó, para asegurar que ya sospechaban que la compañía fuese a actuar de esa manera. 'Esperaban que nos muriéramos y una vez muertos, somos más fáciles de bajar. Es su forma de actuar', sentenció.

PUERTO

Por su parte, la presidenta de la Autoridad Portuaria destacó hoy que el acuerdo se logró al 'ceder todas las partes' implicadas y defendió su labor de 'mediación' en las conversaciones. Asimismo, fuentes de este organismo afirmaron que, al reestablecerse los servicios mínimos tras la salida de los despedidos de las grúas que ocupaban, la terminal de Guixar realizará la actividad prevista para hoy.

Además, arremetió contra el subdelegado del Gobierno en Pontevedra, Delfín Fernández, a quien calificó de 'inútil' por 'mirar para otro sitio' cuando no se estaban respetando los servicios mínimos.

Así, afirmó que 'cada uno tiene la responsabilidad de cumplir con su obligación' --la Subdelegación del Gobierno decreta los citados servicios mínimos-- y recriminó a Delfín Fernández que esté 'haciendo política partidista y criticando a las administraciones que no están gobernadas por el Partido Socialista'.

Te puede interesar